31 oct 2021

El olor del salitre


Todavía oigo al mar.

Aquí,

mientras cae

la tarde en una ciudad

que no sabe

quedarse callada,

aún llegan los golpes

del agua

contra las rocas

alumbradas.

En aquel balcón,

con vistas a una tarde

que siempre

lograba esconderse,

dejamos

una noche inolvidable

y la flor

del búcaro

que me robé finalmente.

Si acercas tu oído,

escucharás al agua

con la furia

de alguien

que necesita ser

reconocido.

Por eso

digámosle océano

a eso 

que se oye ahora,

en medio de la tarde

de Santo Domingo,

mientras el olor

a salitre se esparce 

por el silencio

que estamos haciendo.

No hay comentarios: