7 nov 2021

Bistec encebollado


La Tinaja es una modesta cafetería de Jarabacoa, el pueblo montañoso más cercano a la Loma de Thoreau. Cuando Diana y yo subimos muy tarde o cansados, paramos a comer allí para no tener que cocinar cuando lleguemos a la cabaña.
Siempre pido lo mismo: bistec encebollado, arroz, frijoles colorados y flan. El bistec sabe y huele exactamente igual al bistec que mi padre me pedía en el Comedor de Manicaragua, un restaurante que estaba a la entrada del pueblo por la carretera de Cumanayagua.
Recuerdo que veía en las otras mesas platos que a lo mejor me hubieran gustado más. Sobre todo unas pechugas de pollo rellenas con jamón y queso que, en aquel lugar, se llamaban pollo a la Guamuaya en lugar de a la cordon bleu. Pero Serafín siempre me decía que no se podía pedir pollo habiendo carne de res.
Diana me asegura que hay otros platos muy ricos en el menú. Veo salmones, churrascos y alitas picantes en las mesas contiguas. Nunca me he atrevido a probarlos. Si pido algo que no sea el bistec encebollado, estaría traicionando la memoria de mi padre… y provocando su ira.

No hay comentarios: