Páginas

26 dic. 2018

Los años y el cansancio

Ruinas de la estación de ferrocarril de San Fernando de Camarones.
Una casa no son sus columnas,
sus vigas o sus paredes,
tampoco las lámparas 
que se quedan
con la luz de la tarde
hasta que por fin amanece.
Una casa no son sus sonidos
ni el silencio que entra 
por las ventanas en la noche.
Una casa no son sus muebles, 
cada mano de pintura,
los adornos o los retratos 
que mantienen a la familia 
unida, 
feliz.
Una casa es solo
ese momento
en que te dejas caer
en tu lado de la cama
y cierras los ojos.
Esos pocos segundos
en que ya no puedes
con los años
y el cansancio,
justifican columnas, 
vigas, paredes, lámparas,
incluso el silencio que se cuela
cada madrugada por las ventanas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Los comentarios en El Fogonero no son moderados, pero el autor se reserva el derecho de eliminar difamaciones, obscenidades, discriminaciones o publicidad.