22 abr. 2013

Un amasijo hecho de cuerdas y tendones*


En 1970, el artista y anatomista alemán Gunther von Hagens inventó la plastinación. La técnica permite conservar todos los órganos de un cuerpo como si aún estuvieran vivos. Al extraerle el agua a los tejidos con acetona fría y luego sustituirla con una solución plástica endurecible, se eternizan.
Ese es el origen de Body Worlds (Körperwelten), la exposición itinerante de cuerpos y órganos humanos que estuvo en Santo Domingo recientemente. Miles de adolescentes dominicanos asistieron a la muestra en Ágora Mall. Muchos de ellos coincidieron en algo, cuando se supera esa primera impresión tan impactante, la experiencia se convierte en algo fascinante.
A la Feria Internacional de Libro 2013 han invitado a Silvio Rodríguez. El antiguo trovador cubano ofrecerá un concierto gratuito en la Plaza de la Cultura. A diferencia de cantautores como Bob Dylan o Leonard Cohen, que no cesan de preguntarle cosas al futuro, Rodríguez se ha obstinado en recrear el pasado.
Además de su público tradicional, ese que lo ha acompañado década a década, es muy probable que asistan también cientos de adolescentes. Para ellos, será una experiencia parecida a la de Body Worlds. En escena verán a un cuerpo endurecido, plastinado.
Para gran parte de mi generación, Silvio es hoy una de las decepciones más dolorosas que hemos tenido. Cada nueva acción suya es aún más penosa que la anterior. Hace apenas unas semanas debutó como rancheador, prestando su blog Segunda Cita para desatar una cacería contra el activista negro Roberto Zurbano, quien acabó perdiendo su puesto como director de la editorial Casa de las Américas, en Cuba.
Lo que verán en escena, muy poco tiene que ver con aquel compositor comprometido y revolucionario que le puso música a nuestra imaginación a finales del siglo pasado. Para decirlo con su propias palabras, todo no será más que un amasijo hecho de cuerdas y tendones, un eternizador de dioses del ocaso.

*Agradezco al artista cubano Alen Lauzán la ilustración que hizo para acompañar este post. Alen es el editor del periódico Guamá, la más importante publicación humorística de Cuba.

7 comentarios:

Lorenzo Aguiar Pineda dijo...

Un saludo,
Acabo de descubrir, como cuando sin buscarlo se encuentra un tesoro increible, EL Fogonero. Hurgando por aqui, mirando por alla, disfrutando, comunicador profesional, de tu palabra escrita, tengo el pecho emociona'o y cuando yo me emociono, asi, el lacrimal se satura y empieza a gotear en una especie de paroxismo por la belleza que me deja exhausto, sin voz, sin fuerza para moverme....que cosa tan hermosa ese tributo a todas esas piezas que te conforman como individuo! Que maravilla inmortalizar la memoria!
Veo que compartimos amigos y amigos, que no debia ser razon para solicitarte amistad por aqui, porque yo quiero ser tu amigo porque he leido El Fogonero, porque Camarones es gracias a ti un punto mas visible en la geografia de esa isal nuestra, y porque a mi tambien los trenes me hacen pensar en aguas que nunca vuelven...
Andaba yo buscando informacion de como viajaba alguien de Remedios a La Habana en 1921, mirando en internet, cuando llegue a Camarones y por quedarme tanto rato ahi, te he escrito este mensaje. Mucho exito y que siempre tengas esa fuente inagotable, corriendo su manantial, de esos unicos recuerdos para compartir con los que toman trenes todos los dias de su vida.
Abrazos

Maria Antonieta Urquiza dijo...

excelente este artículo !!!!!!!

Anónimo dijo...

UNE MEZCLA EXPLOSIVA DEL FOGONERO CON GUAMA, DE PELICULA, DOMO DIRIA LASERIE!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Camilo, de jonrón!!!!

Anónimo dijo...

Jubilo hervido con trapo y lentejuela.

Anónimo dijo...

Del susodicho se pueden decir muchas cosas, pero en mi criterio es su obstinación en negar la realidad encerrado en su torre de marfil o de comodidades:

Pero lo peor, lo inservible
el signo de sumo fracaso
es ver que la vida es posible
y no dar el paso

Saludos ferrocianuros

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=jaH5M27yk3w