6 oct. 2010

Terroristas eficaces

El régimen cubano acaba de declarar al 6 de octubre como “Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado”. En esa fecha, en 1976, una aeronave de Cubana de Aviación explotó en pleno vuelo y cayó al mar. 76 inocentes perdieron la vida. Se trata de un hecho condenable desde todo punto de vista. Una cobardía sin excusa.
Solo hay una imprecisión en el decreto. Los que murieron en Barbados no fueron víctimas del ataque de un estado, sino de un grupo de asesinos. Por eso podría proponerse que en el futuro, en una Cuba libre, la celebración de ese día se haga el 13 de julio. Esa fecha, en 1994, 37 cubanos (10 de ellos eran niños) murieron cuando la embarcación en la que huían de su país fue hundida por órdenes de Fidel Castro.
Aunque luego trató de hacerse ver como un accidente, los sobrevivientes han relatado con lujo de detalles aquella trágica noche: Las embestidas, los cañones de agua y la negativa a rescatar a los que permanecían a flote. Ni siquiera se accedió a recuperar los cadáveres.
Meses antes del atentado de Barbados, el 6 de junio de 1976, el Comandante en Jefe admitía en un discurso que el Estado cubano podía ser un eficaz terrorista. Demasiado tarde, ya lo era. A través del Departamento América del Comité Central, Manuel Piñeiro, alias Barba Roja, entrenaban terroristas y organizaban ataques en toda América Latina.
El “ministerio” de Piñeiro no se limitaba a las armas. También contaba con los servicios de un grupo de investigadores que maquillaban sus fechorías con un soporte ideológico. Las víctimas de las acciones perpetradas por Barba Roja son incontables en muchos países del continente.
Con la celebración del “Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado”, el régimen parece ignorar que todos los pueblos lloran a sus muertos. Y cuando lo hacen, sean quienes sean, la injusticia tiembla.

5 comentarios:

Miguel Grillo dijo...

Que un cubano escriba un blog, no es nada nuevo. Existe una proliferación de blogs escritos por cubanos, desde todas las latitudes. Creo que se debe primordialmente a esa gran necesidad de ejercer el derecho a la libre expresión, derecho reprimido y violado por la dictadura castrista por tantos años. Soy un asiduo l ...ector de varios. No siempre estoy de acuerdo con todos, ni con todo lo que se escribe en ellos. Uno en particular El Fogonero, producido desde Santo Domingo por Camilo Venegas es uno de mis favoritos. Hoy toca un magnifico tema. Los invito a que lo visiten.

La Rusa de Baracoa dijo...

No sé si ellos creen que la gente les cree o si lo hacen por mero cinismo. En los años 80 habia una enorme pinta de ETA en las paredes de La Bodeguita del Medio, y bastantes guerrilleros centroamericanos, Montoneros, Etarras, palestinos e irlandeses del IRA vi yo tomando clases en la Escuela Lázaro Peña de Jaimanitas cuando hice ahi mi servicio social. El cinismo de estos tipos alcanza cotas insospechadas. Te sigo y te tengo linkeao. Un abrazo

Miguel G Morales dijo...

Magnifico articulo Camilo. Siempre he repudiado a los que parapetados tras un ideal político asesinan a ciudadanos inocentes. El historial terrorista del comandante Castro data desde sus años mozos en el movimiento 26 de Julio. Creo que la voladura del avión en Barbados fue, no solo un hecho monstruoso, si no también, un gran beneficio para la dictadura de Fidel Castro. Mantengo un gran desacuerdo con los que repudian y condenan aquel acto y simpatizan con los llevados a cabo por ETA o las FARC y viceversa. No se puede ir por el mundo clamando justicia y respaldar a los injustos.
Saludos
Mike Grillo Morales

Jorge Ignacio dijo...

...Y Barba Roja murió extrañamente sentado al volante cuando su auto chocó contra un árbol. Sabía demasiado. ¿Le habrá dado un infarto de verdad? Saludos, Camilo. Muy oportuno y valiente tu post.

Odette Alonso dijo...

Así mismo.