13 ene. 2009

Caravanas

De pie en el jeep, de izquierda a derecha, el meteorólogo José Rubiera, Fidel Castro Díaz-Balart y la ex voleibolista Regla Torres. (Foto: Laura García Freyre)

La noche en que Fidel dio un traspié en Santa Clara y se fue de boca contra el mausoleo al Che, pidió que le buscaran un jeep. Después de la caída y con algunos huesos rotos, el guerrero exigió salir de allí montado en su carro de combate preferido. La Caravana de la Libertad que deambuló por La Habana el pasado 8 de enero, también iba encabezada por un jeep, pero en el lugar de Fidel iba el individuo que más se le parece: su hijo Fidelito.
Alguien ha colgado en YouTube un sinnúmero de cosas de la televisión cubana de los años setenta y ochenta (no se pierdan a la increíble orquesta Rumbavana presentada por el inolvidable Cepero Brito y un recital de Irakere de 1977, donde todavía están Paquito y Sandoval). Entre esos retazos salvados de una manera inexplicable, aparecen varios anuncios que celebran aniversarios de la revolución. No todos pertenecen a un número redondo, pero siempre se festejan con idéntico ahínco.
Llama la atención el desgano con el que se ha celebrado en Cuba los 50 años. Los ocupantes del jeep de la Caravana de la Victoria son un ejemplo de ello. Un doble (ninguna otra razón justifica la presencia de Fidelito ahí), un meteorólogo (en la antigüedad se llamaban agoreros) y una atleta retirada (¿?). Entre todo el conjunto, lo más simbólico es el jeep. En alguna parte leí un testimonio de una cubana que fue parte, en enero de 1959, de la caravana original.
Según ella, el jeep de Fidel no necesitaba combustible, "porque la alegría de la gente lo empujaba". Medio siglo después, nadie tiene ya razones convincentes para celebrar y nada los empuja hacia el futuro. Como bien dice Leonardo Padura, Cuba es un país que mira al pasado y hacia allá se dirigen todas sus caravanas.

3 comentarios:

Guillermo Aldaya dijo...

Camilo:
Mantengo un blog de poesía cubana, "Arco y Espuela". Me gustaría incorporar textos tuyos. Échale un vistazo al blog, dime si te interesa, y después nos ponemos de acuerdo.
Dime, también, si tengo chances de comprar online alguno de tus libros (de poesía).
Ah, y gracias nuevamente por El Fogonero.
Saludos cordiales desde Rio de Janeiro.

Picha dijo...

Camilo querido, hoy gracias a facebook descubri tu blog. Pase un rato hermoso leyendo tu nostalgia. Pero al llegar a 50 años en 50 palabras, senti pánico, ese dolor es tan semejante a nuestra realidad .
Desde que nos conocimos , sabes lo que pienso de Chavez, pero han pasado mucho años y lo que temía ha pasado y al leer tu blog, senti un frio en el estomago.. porque a 10 años , yo podrìa suscribir esos párrafos con el mismo dolor , pero quizás con mas angustia.
Hoy Chavez da su mensaje anual a la Asamblea Nacional, a la 1 pm comenzo a hablar en cadena nacional de radio y television y ahora son las 9 pm y sigue hablando.... que tal ??
Desde hoy seré una lectora recurrente de El Fogonero !!
Un abrazo, todo mi cariño, siempre

Anónimo dijo...

Camilo, con todo respeto. Tomaste la foto de cuba encuentro y no dijiste que esa foto es mia.

Laura Garcia Freyre