15 oct. 2013

Hasta más ver


La idea del viaje surgió en un segundo, pero lo hemos estado preparando por semanas. Cuando Alejandro Aguilar nos dijo que viajaría a La Habana junto a Freddy Ginebra, para presentar el Premio Internacional de Novela Casa de Teatro 2013, Diana y yo nos miramos a los ojos.
El iPad estaba encima de la mesa, junto a los Brugal on the rocks. Armamos el itinerario mientras Diana compraba los boletos en la página de Copa. Aún no se había consumado la transacción y ya no teníamos ni siquiera una hora libre. Para celebrar la súbita decisión insistimos en el nuevo disco de Calamaro.
Aunque estaremos muy poco tiempo, no puedo viajar a Cuba sin ir a ver a mi Paradero de Camarones. Será la ida por la vuelta. Quiero que Alejandro conozca a los personajes y los escenarios de los que le hablo con tanta insistencia cada vez que nos emborrachamos (algo que también hacemos con cierta insistencia).
Como en Cuba no me queda más que un tío, cuatro primos y un candado en la puerta de la que fue mi casa, lo que siempre persigo a mi regreso son los abrazos: Aldo, Lizandra y Alahím Yero, Lázaro Venegas, Milvia Hómen, Dalgis López, Norberto Codina, Omar Valiño, Emilio Comas, Alex Fleites, Cuty, Leonardo Padura, Arturo Arango, Bladimir Zamora, Luis Lorente…
Hay algo más. Llegaré solo a La Habana. Me encontraré con Diana al día siguiente. Esperar por ella en Cuba es algo en lo que nunca había pensado. Pero el azar, como dijo el viejo Serrat, es más caprichoso de lo que siempre somos capaces de calcular.
Hasta más ver. Mientras tanto, búsquenme ahí, en cualquiera de esos pixeles.

4 comentarios:

Lucia dijo...

Llevas la poesía a flor de piel, Camilo, no sé cómo haces para vivir la vida con tanta intensidad. Diana debe disfrutar y hasta sufrir mucho eso.

Javier dijo...

Mi querido Camilo.
Soy Javier "Gazpacho", el amigo sevillano.
Que tengas un grato viaje y que los recuerdos te llenen. Hablando de Paradero, he recordado el día que estuvimos allí, del amigo ¿Washintong?, el que padecía de gota y del viaje hasta Sta. Clara. Muchos, muchos recuerdos.
Un fuerte abrazo, amigo. Y que lo pases bien.

Camilo Venegas dijo...

Querido Javier Gazpacho, se llama William. Aquí tienes un post que escribí sobre él en el viaje anterior: http://elfogonerovenegas.blogspot.com/2011/10/pie-de-foto-vii.html

Javier Iglesias dijo...

Darle una abrazo de mi parte a Luis Lorente, y dile que le he escrito varias veces.
Aprovechen, y me cuentan todo en diciembre cuando nos veamos aquí, en La Habana del Norte.