26 abr. 2010

Los puentes que ya no existen

El sábado pasado, cuando regresaba del Invitacional de Golf George Arzeno Brugal, decidí desviarme de la ruta. La nueva autopista que se construye desde Santo Domingo hacia el Este del país, ha evadido ya al viejo puente sobre el río Soco. Perdí unos minutos y velocidad, pero pasar por debajo de esa armazón de hierro siempre me ayuda a volver a otros puentes y a otros lugares que extraño.

Cuando era niño, mi padre me llevaba con mucha frecuencia a casa de su amigo Daniel Peña, que vivía en Jibacoa, en el corazón del Escambray. En el trayecto, después de subir la loma del Sijú, atravesábamos un cafetal donde sobresalían, como raros fantasmas, los arcos de un viejo puente. “¡El puente escachimbao!”, gritaba yo con inexplicable júbilo.

En la carretera de Manicaragua a Cumanayagua también había una increíble colección de viejos puentes abandonados. Siempre que pasaba cerca de ellos, me quedaba mirándolos, con el asombro que se mira al esqueleto de una res que reluce en medio de un potrero, después que las auras tiñosas han hecho su minucioso trabajo de limpieza.

El sábado, cuando regresaba de La Romana, pasé de nuevo por aquellos lugares de mi infancia. Solo bastó perder unos minutos y velocidad, el resto corrió a cargo del viejo puente sobre el río Soco.

12 comentarios:

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Hermoso esto, puentes puentes y los reales no nos comunican, nadie los tiende para que una y otra orilla puedan ser vistas como algo normal. Los otros, los que este te recordó de la infancia, si son reales, flash de cuando los viste y no se te olvidan, ni escachaos

SL dijo...

Un texto muy camiliano, me encanta.

Sonia dijo...

Camilo, comparto esa pasión contigo y recuerdo con mucho cariño los viejos puentes de nuestra provincia. Un abrazo.

Bauta dijo...

Si no mal no recuerdo, ese el es viejo puente sobre el río Hanabanilla que está llegando a Cumanayagua. Me mataste con esto. Un abrazo mi hermano,

C. dijo...

Me gusta mucho tu blog, pero prefiero cuando haces estas viñetas, te quedan geniales.

Alma dijo...

Ah los puentes, los puentes... Bello texto.

Blanca dijo...

?y que me dices de la isla con parques que ya no existen? los parques son los templos de la poesia, el amor y el bienestar, no pueden sobrevivr en cuba.

Lourdita dijo...

esas cosas que escribes sobre la nostalgia deberian ser un libro. si lo haces yo soy la primera en comprarlo son textos increiblemente lindos y bien escritos. te felicito.

pepillo dijo...

ñooooo asere los puentes de madera de manicaragua que son mas lindos que los puentes de madinson. un abrazo

Karyna Font-Bernard dijo...

Hermoso lo que escribes y hermoso el trayecto que hiciste.

Anónimo dijo...

CAmilo, ¿ese es el viejo puente del Guajiro que está a la entrada (o salida) de Cumanyagua a Cienfuegos? ¿o el que está antes de llegar a Los Cocos en la carretera hacia Manicaragua? Se me parece al del Guajiro, pero ahora me asalta la duda.
Saludos!

Wichy dijo...

Pues el recuerdo para mí es el del Puenteyerro.