25 mar. 2010

Radio Ciudad de La Habana

Este poemita lo escribí hace muchos años y hoy, sin más acá ni más allá, apareció como un archivo independiente entre las cosas más viejas que guardo en mi recién estrenada mini. La foto la tomé prestada del blog Buena Suerte Viviendo, de Lázaro Sarmiento. Me hubiera gustado una en que también esté Albis. A lo mejor Wendy la encuentra... Los que oyeron La Habana de los ochenta saben lo que digo, los que no, que se lo imaginen.

Para Albis Torres,

Sigfredo Ariel

y Bladimir Zamora

No esperes a que pongan las canciones que más te gustan,

apaga la radio ahora y prueba que estás ausente,

que nada de lo que digan tiene que ver contigo.

No le des las buenas noches a la ciudad,

deja que la gente se duerma sin despedirse,

deja que el olvido se ocupe de tu calle

y de los personajes que desfilan por ella

con un pan en la cabeza

o un sombrero entre las piernas.

No esperes a que pongan las canciones que más te gustan,

apaga la radio y prueba que los poetas tienen la culpa,

que nada de lo que dicen tiene sentido.

Un país que vive de oír a su pasado

en discos de 33 revoluciones por minuto,

no se merece que permanezcas ahí,

sin dar un paso en ninguna dirección,

como uno de los tantos personajes

que desfilan por tu calle,

con la cabeza dentro de un pan

y las dos piernas metidas en un sombrero.

No esperes a que pongan las canciones que más te gustan,

apaga la radio y di que el silencio en Cuba

es una orquesta incomparable.

4 comentarios:

Odette Alonso dijo...

Qué foto y qué poema!

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Ambas cosas tienen mucho sentido. No dejes que nadie te niegue el buen saludo, los mejores cantos como si fuera un vino, el mejor que has guardado para pasar por todos los silencios, y seguir, como en esta memoria, vivo y coleando. Gracias, siempre.

Bladimir Zamora dijo...

Cami hoy estoy un poco triste y tu viejo poema mwe sirve de abrigo. Un beso.

Laura dijo...

Estoy de acuerdo con Odette que poema!!!!! Buenas noches ciudad!!! como decía tu tocayo Camilo Egaña en su programa.