13 feb. 2014

El asteroide Santiago

No recuerdo otro hecho que uniera a tantos cubanos en las redes sociales. Ayer no importó nada más que el dolor por la caída, de una punzada en el pecho, de Santiago Feliú (1962-2014). Eso me hizo recordar una de sus últimas canciones, “Planeta Cuba”, donde el trovador hace una conciliadora convocatoria:
“Prisioneros de la libertad,/ pobres, sanos, cultos y valientes,/ consumidos por la austeridad,/ medio siglo siendo diferentes./ Amados, obstinados y sonrientes,/ llenos de música, ron y fe/ y una espera… dividida mal.// Evasivos de la realidad,/ emigrantes y anti-imperialistas,/ militantes de la dignidad,/ solidarios y anti-comunistas”, grita en a ritmo de son y con voz de rock and roll.
Hoy en la mañana, recorriendo los muros de Facebook, encontré muchísimas frases como estas:

“Santiaguito, confío, creo, tengo que creer, que allá en el Reino de los Cantores, donde has amanecido, incrédulo todavía, seguirás siendo el joven desesperadamente libre, apasionadamente hereje, invencible príncipe y mendigo, herido de Patria, cantor estremecido”.
José María Vitier
La Habana

“El gran éxodo de los noventa dinamitó a la Generación de los Ochenta cubana y la desperdigó por todo el mundo; creo que la muerte de Santiago Feliú ha aglutinado todo el dolor de esa generación proscrita y ha vuelto a unirnos hoy, aunque sea por unas horas”.
Odette Alonso
México D.F.

“Tómese nota, oigan, de la unanimidad en el ditirámbico recuerdo de Santiago Feliú que hemos visto hoy aquí. Es más notable porque se trata de lágrimas vertidas sobre la obra y la memoria de alguien que jamás he visto reproducido ni mencionado en estos canales ya no tan nuevos, ni en la prensa digital cubana o pericubana. (…) Y cuando se nos va un trozo, como se nos fue anoche, la vertemos aquí porque ya solo permanecemos juntos y en manada en estos avatares digitales. ¡En paz descanses, poeta, mientras te recordamos estas sombras que somos!”
Jorge Ferrer
Barcelona

En “Planeta Cuba”, Santiago exige derribar “los bloqueos de la mente” y advierte que ya no hay tiempo, que como pueblo merecemos algo más que aguantar y soñar. Él hubiera disfrutado mucho todo lo que provocó ayer. 
En verdad fue como uno de sus conciertos. El hecho de que la guitarra, la armónica y él mismo no llegaran nunca, era totalmente probable en esos casos. Perdimos a un trovador, pero descubrimos un asteroide. Y fue su fuerza de gravedad lo que ayer nos convocó a todos.

4 comentarios:

Ana Vargas dijo...

Me das la noticia...tampoco lo sabía e igual que tú, lo lamento profundamente. En mi Face, subí hace tiempo uno de sus videos cantando Para Bárbara...muchos amigos chilenos, lo conocieron por mi....No fui su amiga; pero lo conocí desde niño, pues sí fui muy amiga de su hermano Vicente - de mi generación- durante muchos años...
Me da mucha tristeza...

Pedro Silva dijo...

Gracias Camilo ,una joya tu pagina ,un abrazo desde DC.

Roberto Cavada dijo...

¡Qué vaina!

Diana S. dijo...

Hermoso...