28 feb. 2013

¿Será que de verdad no entendió ni papa?


La visita de Benedicto XVI a Cuba fue intrascendente. No hará falta citarla en ninguno de los resúmenes de noticias que se hagan en el futuro. En aquel momento muchos atribuyeron eso al cardenal Jaime Ortega. Lo vieron como una maniobra más de uno de los personajes más lamentables de la historia insular en el último cuarto de siglo.
Después que pierda su infalibilidad (uno de los tantos absurdos que mantiene el catolicismo en pleno siglo XXI), Joseph Ratzinger se retirará a una mansión apartada y tranquila, franqueada por una alta muralla y hundida en los colores de los limoneros y los rosales. Justo un paisaje tan idílico como ese fue el que Ortega trató de pintarle en Cuba.
Recién nos enteramos de que el Papa tomó la decisión de su renuncia durante aquel viaje. No se sabe si en suelo cubano o mexicano, pero fue justo aquel ajetreo el que dio por vencido al pastor alemán. Las cosas que ha dicho después de hacer pública su decisión de bajarse de la silla de Pedro, ayudan a entender su displicencia cubana.
En las últimas semanas, Benedicto XVI ha señalado, unas veces a través de parábolas y otras de manera directa, todos los males que corroen y corrompen a la iglesia católica actual. Es probable que nunca se lleguen a saber sus verdaderas impresiones de Cuba, pero al menos algunos de sus actos fueron lamentables.
Benedicto XVI fue incapaz de reunirse con Oswaldo Payá, uno de los católicos más consecuentes que ha tenido Cuba, quien sostuvo su fe a pesar de las más crueles represiones; permitió que delante de él, en una misa, golpearan salvajemente a un cubano; y luego acudió a un encuentro privado y familiar con Fidel Castro.
Por más que se trate de culpar de todo eso a la perversidad de Jaime Ortega, queda la duda de que un hombre tan inteligente nunca se diera cuenta de nada. ¿Será que de verdad no entendió ni papa?

3 comentarios:

Lilo Vilaplana dijo...

Que buen artículo, Camilo. Se lo reenvié a varios amigos.

Simon-Jose dijo...

He dicho en algunos sitios que lo único que lamento es que no haya renunciado al día siguiente de haber sido investido como ¿papa?.
Aunque me tilden de irreverente, desde el día que otorgó el perdón y absolución a Fidel Castro por todas las atrocidades que éste ha cometido, comencé a llamarlo "el santo tubérculo" y, dado lo bruto que hay que ser para no darse cuenta que todo aquello obedecía a una jugada de inteligencia y conveniencia para Castro, lo bauticé como "boniato" y....pinareño por añadidura.

Un abrazo cubanísimo,
Simón José Martí Bolívar.

Anónimo dijo...

Aborrezco al de blanco y al de negro. Ambos descarados... pero al menos el Papa Ratzi tuvo la decencia de descender del trono: el otro gobierna desde su camilla. Vean en internet el video del tragicómico encuentro, donde el diablo Castro le dice a su hijo gordito: "Echale dinero, échale dinero." Frente al mismísimo Papa... Jajjajaja... Véanlo. A algunos le ha pasado inadvertida la frase.