29 mar. 2012

Allí la única que no quedó mal fue Cachita

 
Cuando Benedicto XVI se subió al Pastor Uno, el avión que lo llevaría de vuelta al Vaticano, en La Habana llovía torrencialmente. Eso impidió que los actos protocolares se celebraran con la rimbombancia prevista. Antes, en el santuario de El Cobre, un golpe de aire le voló la capa y le cubrió el rostro.
Algunos supersticiosos cubanos (que son muchísimos más que los católicos) le acreditan esas dos señales a Cachita. La Virgen del Cobre, según ellos, había dejado constancia en ambos actos de su gran inconformidad con la actitud asumida por la Iglesia Católica durante la visita del Papa.
Cuando Juan Pablo II llegó a Cuba, en 1998, la web 2.0 era algo inimaginable. En aquel momento los hechos fueron contados de manera oficial, por una parte o por la otra. En 2012 eso es ya imposible. Todos los esfuerzos por controlar la información fueron infructuosos.
La misa de Santiago de Cuba duró más de dos horas, pero lo que más ha trascendido de ella son los segundos en que un camillero de la Cruz Roja cubana le pegó sin misericordia a un hombre reducido. Primero le dio con el puño, luego con la camilla y después otra vez con el puño.
La misa de La Habana fue más extensa aún. Pero la frase que más se ha reproducido de ese momento no se dijo en la Plaza de la Revolución sino en Twitter, cuando Yoani Sánchez parafraseó a Juan Pablo II y pidió que Cuba se abriera a Cuba. Mientras eso sucedía, decenas de jóvenes se mantenían secuestrados para que no pudieran asistir a la celebración.
La visita del pastor alemán a Cuba también ha servido para dejar algo claro. Los cubanos no pueden esperar nada de la Iglesia Católica. El cardenal Ortega lo ha demostrado en cada una de sus genuflexiones. En su afán por quedar bien con Dios y con el diablo, llegó a ordenar a fuerzas represivas el desalojo de un templo.
Cuando Benedicto XVI era todavía el cardenal Ratzinger, le llamaban “el guardián de la fe”. En Cuba fue capaz de todo, incluso de reunirse a escondidas con Hugo Chávez, por tal de seguir cumpliendo ese objetivo. Él busca alianzas, privilegios y concordatos que de poco le sirven a los cubanos de hoy.
Allí la única que no quedó mal fue Cachita. La ventolera de El Cobre y el aguacero en venganza son testigos.

3 comentarios:

La Rusa de Baracoa dijo...

Todo se resume a tu penúltima oración: el Papa viaja a reestablecer los privilegios de la Iglesia, le status de interlocutor político que la santería jamás tendrá. Nosotros los blancos cultos, contra ellos los negros incivilizados e impresentables. Cuba lleva medio siglo con portavoces designados. No necesitamos otro que hable por los cubanos, sino que, de una puta vez, nos dejen hablar

Anónimo dijo...

El pueblo en cadenas, mancillado, reducido a nada por los años de miseria espiritual y economica, pueblo contra pueblo y los viejos testarudos, asesinos, perversos,(los Castro y su perruna camarilla) siguen poniendo espada de " Damocles" en las cabezas...y no creo que se trate de negros y blancos...sino de Barbarie sin precedentes...

joaquin diaz dijo...

por casualidaD ENCONTRE ESTE BLOG,soy ferroviario de santa clara esta familia Yero de mas estadecirte que funcionabamos juntos, hablas de Caibarien te puedo senalar nombres y experiencias, realmentre me emocione al leer las cosas del ferrocarril y lo que pusiste de Cherepa, hoy si para muchos la Distancia de Cherepa, es como dic es el recuerdo. Te felicito , u abrazo de hermano ferroviario cubano Joaquin