11 oct. 2011

Señal

Llevo conmigo todo lo que he acopiado de la gente y los lugares que me han definido. Casi nada de lo que digo se me ocurrió a mí. Antes lo leí, lo oí o lo vi en alguna parte. Escritores, músicos, pintores, arquitectos, pueblos, ríos, montañas y ciudades me han ido haciendo una criatura contradictoria, a veces incomprensible.
Soy poco original, inconsciente y envidioso. No me explico cómo alguien pudo llegar a cierta conclusión que me fascina y me inspira. No alcanzo a comprender qué impulsa a los que pronuncian la palabra deber como si dijeran dolor. Quisiera para mí muchas cosas que son de otros, valiosas o inservibles, tangibles o etéreas.
He tenido la fortuna de coincidir en tiempo y espacio con individuos y sucesos que cambiaron muchas historias y hasta la Historia. Estar allí me trocó a mí también. Perdí la cuenta de todas las personas que he sido. Más de una vez fui de una manera y luego de la otra. Gracias a eso, yo también he llegado a decir la verdad cuando miento.
Ya pertenezco a muchos paisajes que ni siquiera conozco. No puedo vivir sin muchísimas cosas que no tienen nada que ver con Cuba ni con eso que algunos se atreven a llamar cubanía. Mi identidad está hecha de tantas cosas inconexas y discordantes, que ya es indefinible hasta para mí mismo.
Pero ahí, a partir de esa señal donde empieza el Paradero de Camarones, soy tan simple y tan feliz conmigo mismo, que no necesito dar ni pedir ninguna otra explicación.

16 comentarios:

ZoePé dijo...

Leo, Camilo tus palabras y la sinceridad con que están escritas o al menos eso creo.
Gracias.
Saludos.

Odette dijo...

¡Esa es la foto!

Miguel Grillo Morales dijo...

Carajo socio, esto se ha convertido en un viaje de muchos, de todos. La proximidad a ese paradero te hace tan sincero, tan diáfano, tan transparente, tan tu. ¡Cuanta falta te hacia! Desde aquí siento el temblor del vagón y el trac, trac, de los empates de los raíles bajo las pesadas ruedas. ¿Seguimos? Espero que si.

Odette Alonso dijo...

Excelente declaración de principios!

Odette Alonso dijo...

EX CE LEN TE

Cecilia dijo...

Camilo querido:
He leído uno tras otro... y el que mas he sentido es este.
Gracias por poder compartir con "todos nosotros, tus lectores" tus experiencias...
que se convierten en nuestras.
Te seguiré leyendo... es un crecer constante... es vida!

Cira dijo...

Camilo, este ejercicio de honestidad es casi un arte poética. Es un texto bellísimo y de una sinceridad que impresiona. Perdona mi indiscreción, pero por ti mismo he sabido que te acompañaba una mujer llamada Diana. ¿Quién es, es cubana de Cuba o fue contigo desde Dominicana, también es escritora o se dedica a otra cosa? Perdona mi indiscreción, pero es que estoy leyendo estas crónicas como si fueran una novela y ya me está haciendo falta su punto de vista, lo que ella veía. Aprovecho que hablaste de la evidia para confesarte que la envidio. No por nada, sino por el privilegio de haber recorrido Cuba con esa intención que ustedes lo hicieron. Los felicito a los dos y sigo esperando más y más cosas.

Manguis Reina de Groenlandia dijo...

Esta muy emocionante ese escrito con esa foto!

Anónimo dijo...

bienvenidos al PARADERO DE CAMARONES!!!!
Voy a guardar este escrito que tanto nos identifica, para ver si algun dia podemos cambiarlo por el ahora viejo y oxidado cartel de Paradero de Camarones.
En serio, esta jornada merece un libro.
JR

Ana Maria Albernal dijo...

Muy bueno "El Fogonero" ...Felicidades!!

Carmen Curbelo dijo...

Quieres que te diga algo, ´no tenia muchas expectativaas con el primer post del Paradero, tu pueblo. Pensaba que se iba a convertir en un melodrama de tus emociones al ver tu tierra y encpontrarte con la gente que tienes allí. Pero hiciste algo totalmente diferente a lo que yo esperaba y me has hecho leerlo CUATRO VECES!!!!!! Perdona, Camilo, pero si eres original y mucho. Este blog es una obra literaria. A diferencia de otros cubanos, tu y tu amiga Odette Alonso a quien siempre leo también están haciendo algo que tendrá que recogerse para que esté disponible en bibliotecas como si fuera un libro de verdad. Te felicito de verdad por esa vocación que tienes y por tu honestidad no todos se atreven a decir las cosas como tú las dices.

Anónimo dijo...

ASEREEEEEEE, ESTO ES UN JONRÓN POR LOS 400 PIES!!!!!!! ÑOOOOOOOOOO!!!!!!!

Osmani Baullosa Acosta dijo...

Lindísimo viaje Camilo. He estado con la garganta contraída desde que empecé a leer del recorrido.

Gino dijo...

Camilo, superaste mis expectativas, por un momento me imagine que al llegar al Paradero de Camarones se nos quebraría el poeta y el resultado sería un capitulo de novela(valido si tenemos en cuenta el tiempo que no lo visitabas) pero no, acá tenemos al poeta que tanto me gusta, a un tipo que se desnuda y se entrega al lector de una forma cruda y tan sincera que llega a asustar.
Coño chico que eres adictivo.
Un abrazo, de un cubano que vive más lejos que el carajo y sabe lo que son los regresos.
Gino.

Anónimo dijo...

Precioso texto. Eres un tipo fácilmente querible.
Un detalle: en la foto, al acercarla, lo que está en la hierba detrás de ti ¿es un preservativo?
No lo uses ¡para que salga más gente como tú!
Felicidades.
Elca Tólico.

Alejandro F. Aguilar (http://twitter.com/ alejo582003) dijo...

Camilo, reconocerte aquí es un acto exhibicionista e innecesario! Tengo el privilegio de compartir contigo casi a diario, de que seamos como hermanos y no tener ningún reparo en decirte que cuando yo sea grande quiero escribir como tu. Y algo así merece un brindis! A que hora nos vemos?