30 oct. 2009

La propiedad privada y el amor

La tienda de Luis Bada, la represa de Ciprian, la carnicería de Rao, el bar de Roberto, el cine de Chena, la barbería de Felipe Marín, la colonia de Claudio Yero… Medio siglo después de que el gobierno revolucionario las interviniera, todas las propiedades privadas del Paradero de Camarones mantienen sus nombres originales en la memoria colectiva.

La tienda fue clausurada, la represa se secó, la carnicería se hizo innecesaria, el bar se derrumbó, el cine se quedó sin proyectores, la barbería fue demolida y la colonia acabó convirtiéndose en una manigua infértil. Nada produce nada y todo permanece gracias a la melancolía y a una pregunta que ahora se hace con nostalgia y desesperación: “¿Te acuerdas del tiempo de antes?”

El Paradero de Camarones tenía una población de 2,510 personas en 1943. Poco más de medio siglo después ha crecido muy poco, pero ya es incapaz de producir los alimentos y los servicios que su gente necesita. Los 50 años de estatización y colectivismo han castrado la iniciativa de su gente. Cada vez que alguien quiere hablar del amor por su pueblo, se remite a los tiempos en que la propiedad privada existía.

Todos quieren olvidar lo que vino después y por eso nadie le pone nombre.

6 comentarios:

Lexsy dijo...

Hola Camilito soy Lexsy, la hija de Aida y Raúl . Vivo e Canarias hace 16 años y me sorprendió mucho ver a nuestro pueblo en google, gracias a ti todo aquel que quiera puede conocer que existe un pueblo de Cienfuegos que se llama Paradero de Camarones, espero que sigas aumentando tu bloc con mas información. Camilito, te tengo que decir que el único mal recuerdo que tengo de la estación de trenes fue que me escapé de casa para buscar guayaba con Quica, Grisel Y Tona y me cai dandome un golpe en las cejas de 6 puntos, pero nada son recuerdos que quedan para la historia jaja. que sepas que cuando voy a Cuba siempre voy por la estacion de trenes para recordar toda mi infancia. Bueno un saludo desde Canarias pra ti y para tu madre.

Mary dijo...

hola lexsy yo estoy en canada me alegra encontrarte por aqyui yo tambien estoy muy orgullosa de que camilito escriba tanto de nuestro pueblo y gracias a el podamos ver fotografias y volver a vivir los buenos tiempos de ese lugarcito que tanto queremos. yo recuerdo a camilito en la escuela conrado benitez con la maestra yayita y el maestro gustavo el era inteligentisimo y siempre era el que hablaba en los matutinos daba tremendos discursos y escribia unas cosas muy lindas que solo el entendia jajajajaja por algo fue escritor y me acuerdo de su abuela aslantida que era muy elegante y siempre lo tenia limpiecitop que tiempos aquellos ya estamos viejos y parece que fue ayer aunque camilito esta igualito no cambia!!! no se como lo logra pero todavia tiene la misma carita.

Carlos Cabrera dijo...

Camilo, visité tu blog: pura melancolía y nostalgia (y entiendo que algo de rabia por lo que ya no es y solo está en la memoria; pero quizá todo sea así. Siempre. ¿No?) Nos debemos un encuentro. No lo he olvidado. Esta semana que viene te llamo sin falta. Tenemos mucho de que hablar. Un caudaloso y fraternal abrazo.

Bernabé Miranda dijo...

Camilo, como siempre, que bién escribes, me tomé la libertad de imprimir este artículo para que irela lo lea, tú sabes cuanto le gusta a ella tus escritos. Como siempre, con todo nuestro cariño y amor para tí.

Jany dijo...

Hola Camilito:
Se te olvido lo unico que ha prosperado: el garage de Luzberto Cabrera, sabes que ahora es un garage por divisa? Claro a la planta de engrase le echaron cemento y ahora se crian cerdos y de la ponchera, que tantas camaras de bicicleta remendaba, solo quedan las ventanas y el eco de los martillos y las mandarrias mientras trabajaban, al menos eso fue lo que escuche la ultima vez que estuve alli dentro.
Ah! y el liceo ahora es testigo diario del mal ron que se expende, y en el otro lateral de los "helados llamados copelitas" (no, no son lo s que tu recuerdas, estos son agua, azucar prieta y algun sabor improvisado, y nada de barquillas, tienes que llevar tu propio vaso). No olvidemos por supuesto que de vez en cuando se convierte en funeraria. Y la farmacia que tambien era de los Vada (por cierto mi tia Lile cada rato habla con ellos) como no hay medicinas, ahora exibe recortes de las contraportadas de la revista bohemia, que "instruye sobre los beneficios de las plantas medicinales" y como tienen que cumplir el plan de venta utilizan el " alcohol 90" (que de eso nada mas queda el nombre) para preparar mejunjes con yerba buena, te cuento que este tiene mas aceptacion que los que venden en el liceo; asi que por ironias cubanas farmacia y liceo paraderenses de vez en cuando son rivales comerciales.
Me encantan tus articulos, los leo todos. Saludos a tu mama

Orlando González dijo...

Camilo, consulta con tu mama, pero la carniceria en mis tiempos era de Oscar Nuñez; yo ayudada a Rafaelito el hermano de Oscar a descuartizar la res para ponerla a la venta.
Que recuerdos, gracias por recordarmelo.