5 oct. 2012

Peligrosamente cubanos


 

Aunque parezca una película de ciencia ficción, es la realidad cubana. En mi país la posibilidad, la presunción, el quién sabe y el tal vez son un delito. Se le llama “peligrosidad” y es el artilugio más socorrido por el régimen para detener a sus opositores sin otra excusa que no sea la más mínima duda.
Yoani Sánchez y Reinaldo Escobar viajaban por la Carretera Central cuando fueron detenidos. Antes, mientras atravesaban las llanuras del Camagüey, les interceptaron dos veces. En ambas lfue fumigado el interior de su vehículo. Preguntaron si era por la epidemia de dengue, pero el fumigador guardó silencio.
Unos kilómetros más adelante, Yoani publicó en Twitter una foto de un campo de marabú. Quién sabe qué hubo en ese páramo improductivo en otra época: a lo mejor un cañaveral, quizás un potrero de vacas lecheras. “Y siguen kilómetros y kilómetros de marabú”, fue lo último que escribió.
Luego supimos que fueron detenidos antes de llegar a Bayamo. No hubo más noticias hasta que el blog de la Seguridad del Estado confirmó nuestros temores. Habían sido apresados por la sospecha de que podrían realizar “una provocación y un show mediático”.
Cuando Yohandry Fontana usa el término “provocación”, se refiere a las redes sociales, y cuando habla de “show mediático”, describe el acto de compartir contenidos a través de un blog, Twitter o Facebook.  Es decir, describe una pelea del régimen cubano contra los “demonios” de un internauta.
“No es la primera vez que Yoani Sánchez y Escobar intentan provocaciones similares. Sus últimas maniobras en la red han estado, precisamente, vinculadas a manipular la verdad de ese accidente”, insiste Yohandry, refiriéndose a las confusas circunstancias donde perdió la vida Oswaldo Payá.
Pensar diferente, desear un Cuba distinta o aspirar a un futuro cierto para nuestros compatriotas, también es considerado un delito en mi país. El régimen, en su afán por no ceder el paso en la historia, nos ha declarado peligrosamente cubanos a todos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

LEMIS:
Todos somos peligrosamente cubanos, menos Mariela Caxtro, menos Alejandro Caxtro, menos los militares que apoyan el terror desde hace más de medio siglo.
Admiro la valentía de los que aprendieron a decir y escribir la Verdad de lo que ocurre "allá adentro."

Anónimo dijo...

yo creo que lo que se dice aqui no es tan asi lo que pasa es que yoani no sabe ni lo que quiere ,ella pide cambio pero de que ,privatizar las escuelas ,el hospital ,que todos los dias encuentren un muerto ,convertir la isla en un almacen de drogas ,es decir lo que pasa en RD.los medios se utilizan para decir la verdad.