19 feb. 2012

Autocrítica

No suelo aclarar nada de lo que escribo. Prefiero asumir y sustentar cada cosa que se me ocurre. Me cuesta mucho trabajo desdecirme cuando estoy convencido de  lo contrario. Desde que supe que uno de los más grandes poetas de mi país había sido forzado a retractarse, aprendí a empecinarme y a sostener las cosas hasta las últimas consecuencias (lo cual me ha costado caro más de una vez).
Pero resulta que mi tío Aramís, uno de los seres que más quiero en este mundo, me regañó por mi último post y tengo que hacerme entender mejor. Aramís llegó a Miami a principios de la década del 70 y nunca más se ha movido de allí. Esa ciudad le devolvió todo lo que había perdido en el Paradero de Camarones.
Cuando dije que Miami era un campamento, Aramís, no hablaba mal de tu ciudad si no del lugar del que te fuiste. Si no te hubieran forzado a marcharte, si pudieras volver, estoy seguro de que preferirías andar de cacería por el potrero de Felo López o irte a bañar en el arroyo de la colonia de Claudio Yero.
Ya estaba a punto de terminar este post, cuando recibí un comentario en Facebook de Déborah Fajardo Winterholler, otro ser querido mío. Débora también discrepa de mi post y me dejó por escrito el sabor amargo que le dejé en la boca. No hay dudas, no me supe explicar. Aún cuando leo y releo sin ver lo que ellos ven, les pido disculpas.
Cuando dije que era un lugar de tránsito, no menospreciaba ese sitio donde los cubanos han ido reconstruyendo su identidad y su sentido de pertenencia, sino que alababa su increíble paciencia. Nadie más alojaría a un huésped, ¡por 50 años!, a sabiendas de que en el fondo no se deshace de la idea fija del regreso.
Dentro de unos días, cerveza Hatuey en mano, me explico mejor. Aramís sabe muy bien que me fui de allí con ganas de volver, es decir, de quedarme.

6 comentarios:

ZoePé dijo...

Gracias, por este post.
Saludos.

Blanca Acosta dijo...

No se lo digas a tu tio Aramis, Miami es un infierno de cubanos que no se han enterado que fue EEUU el que lo acogio, no Miami; imponen el desgobierno que traen de Cuba, se niegan a hablar el idioma oficial de este pais...en fin, yo la conozco un poquitico mejor que tu y voy, como en el Monopolio, de visita nada mas.

José Israel Cuello dijo...

He dicho, que la única irreversible conquista de la Revolución Cubana es la Conquista de La Florida, donde se asentó para siempre el Occidente Cubano. Prueba al canto: Ya impusieron su criterio en las elecciones que "ganó" el menor de los Busch, y con él el destino de la humanidad.
Un abrazo,

Rodrigo Kuang dijo...

Pues yo estuve también en Miami, y te lo regalo, papa. Aramís tendrá sus razones para dolerse, pero siempre me ha parecido exagerado como se centraliza a la diáspora en esa ciudad, cuando los cubanos andamos por todas partes, y cómo ha terminado siendo una extensión de obsesiones cubiches y un sitio difícil para el desarrollo artístico y literario. A veces hasta es difícil ver a Miami como un territorio en el extranjero. O como dice un chiste que oí una vez: "Los Estados Unidos le devolverán la base de Guantánamo a Cuba, cuando Cuba les devuelva Hialeah..."

Anónimo dijo...

Aceptar errores es cosa de sabios, y que conste que no es lo mismo que retractarse a la fuerza como lo hizo el poeta de que hablas Camilo... Bien por ti...
Blanca, no vivo en Miami pero aunque tengas un poco de razon en lo que dices (Cubanos recien llegados con otra manera de ver la vida debido al modo en que sobrevivieron en Cuba), no creo que Miami sea un campamento, sino mas bien una puerta a infinitas oportunidades que muchos cubanos han abierto y hoy son muy exitosos, cubanos como tu y como yo...AL segundo comentarista no le contesto pues no me parece acertado que utilize la politica (barata en las dos orillas) para justificar la eleccion de un candidato republicano que por demas fue impulsado a su puesto por los electores del corredor de la I-4 y no los cubanos de Miami (aunque muchos en Miami votaron por el) pero como comentario, no aporta nada nuevo a la autocreitca de Camilo. Por demas, los cubanos, dondequiera que estemos, debemos agradecer a todos los paises que nos han acogido en estos 50 años, y en el menor de os casos, tratarlos con el respeto que se merecen, recuerden que todavia hoy hay cubanos que son deportados de Islas Caiman y otros paises "civilizados" de Europa. Respeto para los que nos han acogido es lo menos que podemos tener... Gracias por el espacio...

Anónimo dijo...

Ningun error hay en tus palabras.
Estos "ultradefensores" de Miami, se parecen a los "ultracatólicos" de USA cuando casi crucifican a John Lennon y quemaron los discos de los Beatles en agosto del 1966, en piras organizadas por el Ku Klux KLan, si eso mismo KKK, por decir Lennon que "ellos serían tan famosos que Jesuscristo", en una entrevista a una periodista inglesa.
La entrevista en cuestion fue publicada en Inglaterra y su frase pasó inadvertida. Esa misma entrevista fue publicada 4 meses más tarde en USA, 15 días antes de la gira que iban a hacer los Beatles en USA, y fue el armagedon que se formó contra los Beatles y Lennon especificamente.
Ahora tu palabra "campamento" ha levantado la "ira" de unos cuantos que no resisten el humor y la sátira.
Miami bien que es un campamento moral.
¿No hay allí acaso el remedo de San Nicolás del Peladero, con sus politicos y poliquerías, corrupción crimen y drogas?
Por favor, no tiene sentido del humor...
Angel Más