LOCOMOTORAS

Los empleados de los Ferrocarriles de Cuba solían desarrollar una rara fascinación por los trenes. De ahí que se les considerara una suerte de secta, seres capaces de convertir la vocación en algo casi religioso. Nací y crecí dentro de una familia de tres generaciones de ferroviarios. Cuando visitaba a mis primos, no viajaba a otro pueblo, sino a otra estación.
Aunque nunca llegué a laborar oficialmente en la empresa, podía desempeñar con eficacia muchos puestos. Cuando mi tío Aldo Yero trabajaba en la Mesa 4 de despachadores, en Santa Clara, solía sentarme junto a los teléfonos de Camarones y hacerle las vías a todos los trenes que pasaban.
Nunca estudié en la escuela ferroviaria, pero el día que mi primo Alahím Yero (quien actualmente es jefe de movimiento de la División Centro) hizo sus exámenes, los maestros me evaluaron a mí también. Obtuve la máxima calificación en todo (algo que jamás logré en la Escuela Nacional de Arte).
Esto es un canto a mí mismo, un pequeño homenaje al niño que se aprendía con obsesión los itinerarios, las características de los equipos y el Reglamento de operaciones. Estas son las locomotoras que circularon y circulan por Cuba desde que tengo uso de razón. Muchas de ellas ya han sido descontinuadas. Las subo aquí para que al menos en este espacio nunca se detengan.


M62-K           
Sobrenombre: Melón
Procedencia: Unión Soviética
Año: 1975    
Cantidad: 20          
Numeración: de la 61601 a la 61620   
Potencia: 1.680 hp
Velocidad: 100 km/h
Las locomotoras M62 fueron diseñadas para su uso en los países del CAME (alianza económica del antiguo bloque socialista). Aunque en Cuba ya fueron desactivadas todas, en Rusia, Hungría, Polonia y Corea del Norte aún hay muchas en uso.
La 61602 fue conducida por Fidel Castro, en 1975, en la inauguración del primer tramo del Ferrocarril Central, entre Santa Clara y Placetas. Por ese hecho fue declarada Locomotora Insignia de los Ferrocarriles de Cuba. Hoy se conserva en el museo de la estación de Cristina, en La Habana.
Algunas fuentes aseguran que a la Isla llegaron 21 de estas locomotoras. Ese error se debe a que, en efecto, la 61621 llegó a circular a principios de los años noventa, pero fue armada en los talleres de Sagua la Grande con los restos de la 61606 y la 61615, que habían sido descontinuadas años antes.



GM 900
Sobrenombre: Novecientos, Americana
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1955    
Cantidad: 51
Numeración: de la 50901 a la 50951     
Potencia: 820 hp
Velocidad: 90 km/h
Son un ícono de los Ferrocarriles de Cuba. Aunque fueron de las primeras locomotoras diesel en llegar al país, aún hay muchas de ellas en activo. Además de su gran resistencia, son muy ligeras, lo que le permite internarse en ramales en muy mal estado.
Durante años, el mixto de Cumanayagua (un tren de carga y pasajeros que circulaba entre Cruces, Santo Domingo, Mataguá y Cumanayagua) usó estas locomotoras. Sus pitazos eran parte de la vida cotidiana de esos pueblos.


MLW MX624
Sobrenombre: Canadiensa, Canario
Procedencia: Canadá
Año: 1975
Cantidad: 50
Numeración: de la 52401 a la 52450
Potencia: 2.600 hp
Velocidad: 130 km/h

Ninguna locomotora ha sido tan consentida por los ferroviarios cubanos como este modelo canadiense. Su potencia y su alto desempeño, tanto en trenes de carga como en viajeros, la convirtió en un objeto del deseo para los mejores maquinistas.  
Marino Vega, alias Caballo Loco, nunca quiso confesar la velocidad que alcanzó en una el primer día que la condujo por los nuevos rieles de la Línea Central. Sin embargo, Dibujo, el fogonero de aquel tren, asegura que la aguja sobrepasó todos los números que tenía el reloj.


CLASS 47S (CLAYTON)
Sobrenombre: Inglesa
Procedencia: Reino Unido
Año: 1965    
Cantidad: 10          
Numeración: de la 52501 a la 52510   
Potencia: 2.534 hp
Velocidad: 100 km/h
El gobierno revolucionario encargó estas locomotoras al Reino Unido en plena Crisis de los Misiles. Por eso la historia de su fabricación es un capítulo de espionaje al estilo 007. Aunque su identidad era inconfundible, las encubrieron con el alias de Clayton, una denominación que solo usaron las 10 máquinas enviadas a Cuba.
Las Class 47s son las locomotoras diesel más elegantes que han circulado en la isla. Aun en el cementerio de trenes del central Hershey, mantenían su porte de lord y recibían la visita de los ferroviarios que extrañaban su paso fugaz por los extraños pueblos.


TEM4
Sobrenombre: Pato
Procedencia: Unión Soviética
Año: 1964    
Cantidad: 40          
Numeración: de la 51001 a la 51040
Potencia: 1.000 hp
Velocidad: 100 km/h
Las TEM4 fueron las primeras locomotoras soviéticas en llegar a Cuba. Todavía se habla de los trenes interminables que lograron arrastrar durante la Zafra de los Diez Millones. Los Patos han resultado ser muy resistentes y se han mantenido funcionando, prácticamente sin piezas de repuesto, durante décadas. El sobrenombre se debe a su poca capacidad para desarrollar velocidad en tramos cortos. Eso convirtió a los trenes lecheros en una experiencia inaguantable.


TEM2-TK
Sobrenombre: Pato
Procedencia: Unión Soviética
Año: 1974
Cantidad: 79          
Numeración: de la 71001 a la 71079
Potencia: 1.000 hp
Velocidad: 100 km/h
Aunque llegaron a Cuba una década después que las TEM4, se trata de la versión original de un mismo modelo, el cual es una copia de la ALCO RSD1, de fabricación norteamericana (algo muy frecuente en las maquinarias “desarrolladas” en la URSS).

TEM15-K
Sobrenombre: Pato
Procedencia: Unión Soviética
Año: 1988
Cantidad: 25         
Numeración: de la 81001 a la 81025
Potencia: 1.000 hp
Velocidad: 100 km/h
La última generación de estas locomotoras que llegaron a Cuba antes de que desapareciera la Unión Soviética. Todas fueron destinadas a bases de trenes en Camagüey y Oriente.
La “K”, después del nombre y el modelo, como en todas las otras máquinas fabricadas en la URSS, quiere decir que estaba configurada especialmente para los Ferrocarriles de Cuba.


DVM-9
Sobrenombre: Húngara
Procedencia: Hungría
Año: 1969    
Cantidad: 70          
Numeración: de la 61001 a la 61070   
Potencia: 860 hp   
Velocidad: 90 km/h
Llegaron a Cuba por la misma época que las casillas rumanas y las tolvas soviéticas. Era los tiempos en que los vagones norteamericanos comenzaron a desaparecer del paisaje, mientras los equipos provenientes del campo socialista se imponían con su tosca estampa.
Las locomotoras húngaras se destinaron, sobre todo, a los trenes locales de viajeros.


TE114-K
Sobrenombre: Casa de Guano
Procedencia: Unión Soviética
Año: 1978    
Cantidad: 108        
Numeración: de la 52601 a la 52699 y de la 62601 a la 62610
Potencia: 2.600 hp
Velocidad: 120 km/h
Según los ingenieros, eran las locomotoras más sofisticadas que se fabricaron en la antigua URSS. Su peculiar tecnología resultó incomprensible para los maquinistas cubanos, que nunca lograron entender aquellas máquinas con sonido de avión y apariencia de casa de guano.
El calor del trópico y la precariedad con la que se les hacían los mantenimientos, las condenaron a muerte. Ya no hay ninguna en activo, pero el estruendo que generaban al pasar por los pueblos, permanece intacto en la memoria de muchos.


MAX 850 D
Sobrenombre: Pata de Palo
Procedencia: República Federal Alemania
Año: 1958
Cantidad: 30       
Numeración: de la 30801 a la 30839
Potencia: 800 hp
Velocidad: 80 km/h
Aunque fueron adquiridas por el gobierno de Fulgencio Batista (la primera en bajar del buque fue bautizada con su nombre), estas singulares máquinas circularon por los años más difíciles de la revolución, haciéndose cargo de trenes de tolvas y de viajeros.
Los ferroviarios les llamaban “pata de palo” porque, a pesar de ser diesel, tenían bielas como las máquinas de vapor. Sus motores eran reciclados de tanques de guerra que participaron en la Segunda Guerra Mundial. Muchas fueron descontinuadas, prácticamente nuevas, por falta de piezas.


GENERAL ELECTRIC
Sobrenombre: Cucaracha
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1923    
Cantidad: 11
Numeración: de la 20201 a la 20211    
Potencia: 820 hp
Velocidad: 50 km/h
Pertenecían al Central Hershey y Refinería, en Santa Cruz del Norte, el ingenio donde se producía todo el azúcar que necesitaba la célebre fábrica de chocolates en Pensilvania, Estados Unidos. Las 11 locomotoras, que fueron adquiridas para el transporte de caña, mieles, azúcar y carga en general, se mantuvieron en activo por más de 80 años con todas las partes y sistemas del diseño original del fabricante. 


BRILL (Coche Motor)
Sobrenombre: Tren de Hershey
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1923
Cantidad: 12
Numeración: del 3001 al 3012
Potencia: 260 hp
Velocidad: 70 km/h
Pertenecían al servicio de pasajeros que ofrecía el Central Hershey y Refinería a través de las líneas y ramales de su ferrocarril eléctrico, el único que se mantiene activo en Cuba. Algunos de esos coche motores, después de 90 años en servicio, aún conservan las partes y sistemas del diseño original. Estos vagones fueron usados durante décadas por los trenes de Matanzas a Casablanca, convirtiéndose en un ícono del transporte entre la Atenas de Cuba y La Habana.


BUDD (Coche Motor)
Sobrenombre:
Procedencia: Estados Unidos
Años: 1952, 1955 y 1959
Numeración: desde el 2301
Potencia: 680 hp
Velocidad: 160 km/h
Desde su llegada a Cuba, a principios de la década del 50, el Budd se convirtió en un sinónimo de sofisticación entre los viajeros. El trayecto Habana-Santiago fue desde entonces una travesía deseada y los refrigerios que se ofrecían en él, un apetecido manjar.
Los cienfuegueros le siguieron diciendo “Bú” a los coches motores Fiat. Después de su desaparición, los viajes a nacionales nunca más volvieron a ser lo mismo. La Habana se tornó un destino demasiado lejano, inalcanzable.



MGO-BRISSONEAU 
Sobrenombre: Francesa, Francesita
Procedencia: Francia
Año: 1954    
Cantidad: 30          
Numeración: de la 50801 a la 508430
Potencia: 825 hp   
Velocidad: 90 km/h
Eran las locomotoras típicas de “los trenes de La Habana”. Cuando en el Paradero de Camarones se les oía pitar, era señal de que había un desvió y se acercaba un tren de lleno de viajeros desconocidos. Todo el pueblo salía corriendo y se paraba alrededor de la línea a decirle adiós.
La única sobreviviente de aquellas 42 máquinas fue convertida en eléctrica, para el ferrocarril de Hershey, y ahora tiene el número 21202.


ALCO FA2
Sobrenombre: Milseiscientos, Cajón
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1951    
Cantidad: 12          
Numeración: de la 51601 a la 51612   
Potencia: 1.600 hp
Velocidad: 105 km/h        
En mayo de 1951, los Ferrocarriles Consolidados de Cuba sustituyeron las locomotoras de vapor de los trenes de Santiago de Cuba a Santa Clara. Doce “modernas locomotoras aerodinámicas” hicieron que el trayecto desde el centro hasta el oriente de la Isla fuera mucho más rápido.
Desde entonces data el mito de las Milseiscientos, unas máquinas que se convirtieron en un sinónimo de velocidad y elegancia a través de la Línea Central.


FIAT (Coche Motor)
Sobrenombre: Colmillo Blanco
Procedencia: Argentina
Año: 1975
Cantidad: 50
Numeración: del 2101 al 2150
Potencia: 500 hp
Velocidad: 115 km/h
Cuando llegaron a Cuba (como parte de un convenio entre Perón y Fidel para modernizar el transporte en la Isla) la película Colmillo Blanco estaba de moda. El enorme frío al que los viajeros (lo primero que les falló fue el control del aire acondicionado), provocó la analogía con los gélidos paisajes donde se desarrolla la historia de Jack London.
Cuando se produjo el golpe militar en Argentina, dejaron de llegar las piezas de repuesto y los equipos sobrevivientes fueron destinados a los viajes de La Habana a Cienfuegos y Pinar del Río. Quedan muy pocos en activo en estos momentos y están reservados para viajes de turistas y funcionarios.


GMD1
Sobrenombre: Grulla, Charangón
Procedencia: Canadá
Año: 1960    
Cantidad: 20          
Numeración: de la 51201 a la 51220
Potencia: 1.200 hp
Velocidad: 100 km/h
Llegaron a la Isla a principios de este siglo, después de 40 años de explotación en su país de origen. Si el ferrocarril cubano no colapsó del todo en esos años, fue por estas máquinas. Muchos de los trenes de viajeros de mediana distancia se mantienen aún con ellas.
Por sus exagerados bandazos, se ganaron el mote de “charangón”. Lo de “grulla”  le viene por la altura de su cabina, que es mucho mayor que la de otras locomotoras más grandes.


SW1200RS
Sobrenombre: Grulla, Charangón
Procedencia: Canadá
Año: 1960    
Cantidad: 1          
Numeración: 61201
Potencia: 1.200 hp
Velocidad: 100 km/h
Esta máquina llegó a Cuba por los mismos años que las GMD1. Fue destinada como locomotora de patio en la Estación Central.


T-458
Sobrenombre: Checa
Procedencia: Checoslovaquia
Año: 1964
Cantidad: 20          
Numeración: de la 50701 a la 50720   
Potencia: 660 hp   
Velocidad: 80 km/h
Eran de uso y llegaron a Cuba pocos meses antes de que se derrumbara el Muro de Berlín. Tiempo después, el país donde había sido fabricadas se dividió en dos y rompió todo vínculo comercial con el gobierno de Fidel Castro. Eso explica por qué desaparecieron tan rápido del paisaje.
Ahora solo se les encuentra en el cementerio de trenes de Luyanó.


ALCO RS2s
Sobrenombre: ?
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1975     
Cantidad: 2   
Numeración: 51501 y 51502
Potencia: 1.500 hp   
Velocidad: 120 km/h
Esta hubiera sido una máquina muy funcional en los Ferrocarriles de Cuba, pero solo llegaron 2 a la Isla y su desempeño fue muy desigual por la falta de piezas de repuestos. Su legado, irónicamente, permanece en las diferentes generaciones de las TEM, que son copias fieles del original, hechas por los espías tecnológicos de la Unión Soviética.



GE C30-7
Sobrenombre: Mamut
Procedencia: Estados Unidos
Año: 1976
Cantidad: 17        
Numeración: de la 53001 a la 53017
Potencia: 3.000 hp
Velocidad: 120 km/h
Llegaron a Cuba procedentes de México, donde habían tenido más de 20 años de explotación. Resultaban tan pesadas para la mayoría de las líneas cubanas (de ahí el apodo de “mamut”), que hubo que quitarles los frenos dinámico y el lastre, además de reduciles los tanques de combustibles para tratar de aligerarlas en algo.
Sin arena, a pesar de su gran potencia (son las más grandes máquinas que han circulado en Cuba jamás) se vieron desvalidas en los ramales enyerbados. Con el arribo de las nuevas locomotoras chinas, su sentencia de muerte fue firmada.


RSC18
Sobrenombre: ?
Procedencia: Canadá
Año: 1976
Cantidad: 5        
Numeración: de la 91401 a la 91405
Potencia: 1.400 hp
Velocidad: 100 km/h
Desde el año 2000, los Ferrocarriles de Cuba se vieron en la necesidad de aquirir vagones, coche-motores y locomotoras de uso para mantenerse operando. Estas cinco locomotoras llegaron de Canadá y fueron destinadas al transporte de carga.


DF7G-C           
Sobrenombre: China
Procedencia: China
Año: 2006    
Cantidad: 47          
Numeración: de la 52501 a la 52547   
Potencia: 2.500 hp
Velocidad: 120 km/h
Estas locomotoras chinas son el primer lote de equipos nuevos que llegan a los Ferrocarriles de Cuba en décadas. Su avanzada tecnología ha impedido que sean aprovechadas a plena capacidad, pues el mal estado de las vías férreas cubanas bloquea sus computadoras.
Con estas máquinas y los vagones iraníes, el ferrocarril de la Isla parecía comenzar a recuperarse después de varios años de acelerada decadencia. Sin embargo, la mayoría de ellas ya han sido descontinuadas. En los talleres de Ciénaga, Santa Clara y Camagüey hay largas filas de esas máquinas abandonadas. Unas son "canivaleadas" para componer otras.


DF7K-C
Sobrenombre: ?
Procedencia: China
Año: 2008
Cantidad: 26        
Numeración: de la 51401 a la 51426
Potencia: 1.400 hp
Velocidad: 120 km/h
Hermanas menores de las DF7G-C, estas máquinas están destinadas a los viajeros de corta distancia y a los movimientos de patio. Su gran versatilidad las convierte en las tan esperadas sustitutas de las inmortales 900. Las locomotoras medianas son tan necesarias como las muy pesadas, sobre todo para las maniobras en las estaciones. Los ferroviarios se quejan de que el acero de sus ruedas es menos resistente que el de los raíles, por lo que se desgastan con mucha facilidad.


RESUMEN DEL PARQUE TRACTIVO DE LOS FERROCARRILES DE CUBA

Esta tabla resume el Parque Tractivo de los Ferrocarriles de Cuba, desde los años 60 del siglo pasado hasta la fecha. La inmensa mayoría de esas locomotoras, salvo las DF7G-C y las DF7K-C, ya han sido descontinuadas. Algunas de ellas, como las GM 900 y las MLW MX624, fueron verdaderos ejemplos de resistencia y servicio ejemplar. Ninguna otra máquina representó tanto como ellas para maquinistas y fogoneros. Sus pitazos, largos y constantes, suenan aquí por ellas y por todos los ferroviarios que hicieron de mi infancia el mejor lugar que conozco del mundo.



MODELO


PAÍS

AÑO

CANTIDAD

NUMERACIÓN

POTENCIA

VELOCIDAD
ALCO FA2
Estados Unidos
1951
12
51601-51612
1.600
105
GM 900
Estados Unidos
1955
51
50901-50951
820
90
DE-040
Francia
1954
42
50801-50842
825
90
MAX 850 D
Alemania
1958
30
30801-30830
800
80
TEM4
URSS
1964
40
51001-51040
1.000
100
Class 47s (Clayton)
Reino Unido
1965
10
52501-52510
2.500

DVM-9
Hungría
1969
70
61001-61070
860

TEM2-TK
URSS
1974
79
71001-71079
1,000
100
ALCO RS2s
Estados Unidos
1975
2
51501-51502
1.500

M62-K
URSS
1975
20
61601-61620
1.680
100
MLW MX624
Canadá
1975
50
52401-52450
2.600
130
TE114-K
URSS
1978
108
52601-52699
62601-62608
2.600
120
TEM15-K
URSS
1988
25
81001-81025
1.000
100
T-458
Checoslovaquia
1964
20
50701-50720
660
80
GMD1
Canadá
1960
20
51201-51220
1.200

SW1200RS
Canadá
1960
1
61201
1.200
100
RSC18
Canadá
1976
5
91401-91405
1.400
100
C30-7
Estados Unidos

19
53001-53019
3.000

DF7G-C
China
2006
47
52501-52547
2.500
120
DF7K-C
China
2008
5
51401-51405
1.400
120