27 mar. 2018

Unas lajas que sobraron cuando hicimos la escalera

El camino que pasa sobre la cañada
y alcanza la luz de la tarde
es ahora
uno de tus lugares preferidos.
Sabes que a través de él
puedes regresar
al punto de partida
y eso
es quizás
lo que más disfrutas.
Cuando llegas a la cabaña
(después de pasar
por el jardín
que hemos traído
del vivero de Leocadia)
vuelves a encontrarte
contigo misma.

Unas lajas que sobraron
cuando hicimos
la escalera 
que baja al patio,
te devuelven
lo que te habían quitado,
lo que te faltaba.

No hay comentarios: