10 jun. 2016

La vida simple, la naturaleza y los grandes amigos

En agosto de 2016, El Fogonero cumplirá 10 años. Entre las 1.349 entradas publicadas, apenas hay textos escritos por otros. Creo que sobrarían los dedos de las manos para contarlos. Hoy haré otra de esas raras excepciones.
El pasado miércoles subí junto Mario Dávalos a una loma de la Cordillera Central dominicana que es uno de mis lugares preferidos en el mundo. Mi post “Dos ciruelos, dos melocotoneros y un centinela”, cuenta algunos detalles de esa expedición.
Hoy, en su muro de Facebook, Mario contó su versión de los hechos y, para completar mi relato, la reproduzco en El Fogonero. Creo que entre los dos textos se explica por qué nos convertimos en hermanos desde que nos conocimos.

A Camilo Venegas Yero y a mí nos gusta la montaña tanto como los libros. Nos conocimos en el año 2000, cuando todavía El Caribe publicaba Pasiones. Fernando Ferrán, un amigo de mi padre que ejercía como director del periódico, nos presentó un martes en la tarde. Desde entonces nos hemos tratado siempre como hermanos.
Esta amistad de 16 años puede definirse en cinco grandes temas de conversación: libros, música, árboles, viajes y ron. Pero en las intersecciones entre cada uno de ellos, hay agujeros negros que nunca terminamos de explorar, ya sea por falta de tiempo o debilidad de hígado.
Camilo y yo tenemos un club de dos que Laura Acra, entre burla y confusión, bautizó “Los Ornicultores”. El pasado miércoles tuvimos otra de nuestra expediciones. Luego de sembrar árboles, hablar de libros, tomar ron y escuchar a Silvio, terminamos con una taza de café en casa de Jacinto, donde termina la vía de La Lomita y comienzan los cafetales.
Es un rancho pequeño pero hermoso donde vive una pareja de viejos más fuertes que cualquier atleta citadino. La única luz viene del sol. El agua, del arroyo que cruza detrás del fogón para luego desembocar en el Yaque. Los pollos deambulan en el patio comiendo gusanos y cáscaras de guineo. La música sale de los pájaros y los insectos.
—Esto es vida, asere —me dijo Camilo desde la silla azul.
—Uno se complica la vida, compadre.
—Uno se deja complicar la vida. Al final esto es vida. Demasiadas vueltas para llegar a este punto.
En el suelo, detrás de Camilo y de las matas de guineo, vi unos papeles sobre el lodo:
“Me llamo Yessica.
Soy una niña.
Nací el día 20 del mes de mayo.
Vivo con mami y papi.
Lo que más me gusta es comer carnes.
No me gusta barrer.
Me encanta ir al parque.
Pero no me gusta cantar.
Mis días preferidos son domingos.
porque me divierto.
Mi mejor amigo se llama Yoba
y su cumpleaños es el día 20 de enero.”
En ese lugar metido en la loma, una niña llamada Yessica nos terminó de enseñar la lección: El camino es demasiado largo para llegar al mismo lugar donde comenzamos: la vida simple, la naturaleza y los grandes amigos.
                                                                                                                   Mario Dávalos

No hay comentarios: