15 jun. 2015

Cuba es mucho más que un lago, una isla y una nube

El 24 de abril de 1957, Marta Rojas congratuló a Fulgencio Batista. Esperó 11 días para escribirle un “mensaje de felicitación y cariño” por haber derrotado, el 13 de marzo, a los jóvenes que asaltaron al Palacio Presidencial. “Se portó usted valiente y grande y sigue amplio y generoso. ¡Lo admiro!”, concluye la periodista.
En la Cuba actual hay muchas maneras de comportarse como Marta Rojas, quien luego no perdió ni un minuto y se alistó al fidelismo; con tanto entusiasmo, que llegó a pedir que se declarara a La historia me absolverá como obra cumbre de la literatura cubana.
Recientemente, Tomás Sánchez escribió en su muro de Facebook un mensaje para Tania Bruguera donde le advierte que su “performance se lo está llevando el viento”. Lo hizo a raíz de que la artista fuera golpeada y detenida por la policía política de Raúl Castro.
"Creo que grupos, que ni siquiera se ponen de acuerdo entre ellos, están haciéndose promoción a costa de su prestigio internacional y buenas intenciones", dijo el pintor en Facebook. Sánchez, quien durante mucho tiempo pintó a Cuba anegada, ahora parece verla como uno de sus célebres basureros.
Tengo amigos que se resisten a opinar sobre temas políticos cuando de Cuba se trata (lo hacen constantemente sobre el resto del mundo). Ellos alegan que ya están viejos para tratar de cambiar las cosas. Tengo otros amigos que aseguran que todo lo que tienen que decir, lo expresan a través de sus obras (gracias a la abstracción, las metáforas, los símbolos, las analogías…).
Yo, que ya también estoy viejo, cansado y que vivo en el exilio, donde puedo pagarme con mi propio salario todo el Brugal Extra Viejo que me pide el cuerpo, prefiero decir lo que pienso y dejarlo por escrito, aun cuando después se lo lleve el viento.
Cuba es mucho más que un lago, una isla y una nube (aquella memorable obra de Tomás Sánchez). En Cuba hay once millones de cubanos esperando por el futuro y al menos yo, Camilo Venegas Yero, creo que jamás llegarán a alcanzarlo de la mano de los dinosaurios, de los hijos de los dinosaurios y de los nietos de los dinosaurios.

7 comentarios:

Jorge de Armas dijo...

Primero fueron dos lienzos, luego el imperativo económico lo hizo serigrafía.
Camilo, una tarde plomiza de agosto (escribo así para hacerme el interesante) se aparecieron en los Estudios Fílmicos de las FAR un par de coroneles y le dijeron a Adalberto Roque, hoy fotógrafo de la AFP: "ven con nosotros"
En un avión hasta Santiago, de ahí un helicóptero hasta la comandancia de Fidel. Le ordenaron que hiciera fotos de las vistas a través de las ventanas, muchas, siempre desde la perspectiva de la silla del comandante en jefe, justo lo que vería si estuviese ahí.
Esas fotos se las dieron a Tomás Sánchez, quien devotamente pintó las vistas de la Sierra que, frente y a los lados, en el despacho del segundo piso, acompañaron al jefe hasta que una proclama lo desplazó a pinto cero.
De las pintura no sé nada, o bien quedaron en las paredes del despacho, o bien se fueron hasta su casa, o bien...

Mario Rivadulla dijo...

Conocí a Marta Rojas. Negra bonita entonces. Ignoraba el mensaje a Batista,
también la expresión de que declararan La Historia me Absolverá como obra
cumbre. Gracias por la información.
Un abrazote.

Marcelino de Mata García dijo...

Brillante como siempre! Cuba es mucho más que eso, es un cataclismo que ha engullido en su vòrtice destructor , a los lagos, la isla , las nubes y hasta los sueños de sus hijos!

Kundejo dijo...

Camilo yo en realidad prefiero darle todo el Barceló que cuerpo me pida. Pero estoy de acuerdo con tu articulo. Abajo los dinosuarios! :)

Anónimo dijo...

Guajirito, siempre das en el clavo.

Luis González Ruisánchez dijo...

Excelente post, Camilo.

Anónimo dijo...

Estás en Cuba asere?