31 dic. 2014

La puerta de Tania Bruguera

En Clandestinos, una memorable película cubana realizada por Fernando Pérez en 1988, hay una escena donde los esbirros de la dictadura de Batista tocan con insistencia en la puerta de los protagonistas. Los jóvenes revolucionarios habían llevado a cabo una serie de sabotajes en La Habana y, después de una delación, fueron acorralados.
Tania Bruguera no lucha con explosivos sino con ideas, es por eso que convocó al performance #YoTambienExijo, que se realizaría en la Plaza de la Revolución. Ni ella ni los demás que deseaban participar pudieron llegar al histórico monumento (construido por la dictadura de Batista y convertido en símbolo por la de Fidel).
Los esbirros de la Seguridad del Estado fueron a buscarlos a sus casas. Como La Habana apenas ha cambiado en los últimos 60 años, uno puede representarse la escena volviendo a ver la película de Fernando Pérez. Bastaría con imaginar los edificios en ruinas, sustituir vehículos y uniformes, ponerlo todo más feo.
También se pueden reconstruir los hechos a través de @Yohandry8787, la cuenta que la Seguridad del Estado mantiene en Twitter. Allí se cuentan los sucesos desde la potestad que da saber lo que realmente está pasando. Para hacer esto, hay que obviar su abominable tono, que va de la burla al cinismo y de la arrogancia al fanatismo con absoluta naturalidad.
Cuando se anunció el trueque de prisioneros y el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, muchos ilusos llegaron a decir que ese acto equivalía a la caída del Muro de Berlín. Ninguno de esos, obviamente, estaban dentro de la Isla. Porque la manera en que el dictador hizo el anuncio y matizó lo que estaba ocurriendo, bastaba para concluir que todo seguiría igual.
El diario estadounidense The New York Times, que se convirtió en la principal plataforma de la estrategia de comunicaciones de la Casa Blanca, ha dicho este martes que está decepcionado. Tanto que mencionó la palabra libertad en los días del acercamiento y ahora su vocabulario se reduce al desconcierto. ¿Será ingenuidad o un tipo de cinismo parecido al de @Yohandry8787?.
Los esbirros de la dictadura de Fidel y Raúl Castro estuvieron tocando a la puerta de Tania Bruguera durante cinco largas horas. Durante todo ese tiempo ella dejó de ser una de las más importantes artistas cubanas, también perdió todos sus derechos como ciudadana. Era una mujer sola, indefensa frente a sus verdugos. Nadie escuchaba.

2 comentarios:

Carlos Alberto Montaner dijo...

Muy bueno, Camilo. Los ilusos no tardaron mucho tiempo en chocar con la realidad. Feliz año.

Lilo Vilaplana dijo...

Camilo, cuanta impotencia y cuanto dolor ante tanta maldad de esta dictadura de los Castro en Cuba. Con qué placer leo tus líneas inteligentes, y convidando a la reflexión y cuanto dolor y asco me producen los que agazapados en un seudónimo se hacen voceros de lis Castro en Twitter , cuanta prepotencia y ausencia de lo que significa la patria sale de sus dedos comprados por el tirano. Prefiero estar del lado de los que vemos a la patria con dolor y vergüenza, los que vamos a estar al lado de Tania, de Angelito Santiesteban, de las damas de blanco, de los presos políticos, y de todo el que decidió romper el silencio ante tanta impunidad. La democracia es incluyente, por eso espero que se sumen más cubanos cada día a esta lucha que pacíficamente y con paciencia estamos llevando. Gracias , Camilo, una vez más por tus artículos y tu entereza.