7 dic. 2014

Beiro, el escribiente

Hace unos días encontré a mi querido Luis Beiro en la librería Cuesta. Está flaco, ronco y más lúcido que nunca. Después de una larga pelea, en la que por fin pudo vencer a su mala salud de hierro, disfruta serenamente de una paz fecunda.
Hablamos mucho mientras caminábamos por los pasillos. Con agilidad de bibliotecario, me buscó alusiones al ferrocarril y a los ferroviarios dentro de libros de Chéjov, Kafka, Cabrera Infante y raros escritores que yo desconocía.
Ahí, calladito, como Bartleby, el personaje de Melville, Beiro ha aprovechado su esquinita en la redacción de Listín Diario para escribir muchos libros (poesía, novela, crítica de cine...) y para dejar una huella importante en el periodismo dominicano. 
En un momento, después de tropezar con uno de los fósiles de la izquierda dominicana, puso cara de picardía para contarme una anécdota de la reciente visita de Oliver Stone a Santo Domingo. Ocurrió durante un encuentro al que asistieron varios admiradores de la dictadura de Fidel Castro.
Cuando le preguntaron sobre su amistad con el ‘líder histórico de la revolución cubana’, el director de cine creyó necesario hacer una advertencia: “Hoy Cuba no es un ejemplo a seguir para nadie”. Después de hacer una larga pausa y soltar una risita burlona, como si estuviera contando una película, Beiro abrió las palmas de las manos para concluir.
—¡Se produjo un silencio sepulcral! —dijo, mientras hacía el gesto que hacen los cubanos cuando quieren concluir algo.
Le di un abrazo sin apretarlo mucho, cuidándome de no lastimarlo. Está flaco y ronco, pero más lúcido que nunca. Me hizo feliz el haberme reencontrado con mi querido Luis Beiro, el escribiente, un vencedor de innumerables batallas perdidas.

13 comentarios:

Rogelio Obaya dijo...

Verlos a los dos juntos me hizo feliz a mí.

Anónimo dijo...

Tu nobleza y tu bondad es de guajiro, de eso no me cabe la menor duda.

Pedro Silva dijo...

Excelente como nos tienes acostumbrado.
Te quiero con el alma. Hay un manantial de nobleza en tu corazón, aquí tienes un amgo por siempre.

Mario Rivadulla dijo...

Hermosos tus párrafos sobre el querido amigo Luis Beiro. Le hemos estado dando
seguimiento cercano a su proceso, gracias a Dios ya superado en gran medida.
Pasó su "Niágara en bicicleta" (posiblemente ni siquiera en ella) pero ahora entra
en la etapa de la recuperación. Una gran gente.

Ibeth Guzmean Crespo dijo...

Qué hermoso artículo....

Luis Beiro dijo...

Coño, Camilo, me tocaste hondo. Esta semana van los trenes en el road movie. Te la dedico. Si contactas al Bladi, dale un solidario abrazo. Quiero que sepa que cualquier mal entendido que hubo entre nosotros, al menos de mi parte está superado y lo considero un escritorazo con quien compartí mis primeros sueños, inquietudes y publicaciones. Nunca olvidaré la generosa nota que escribiò sobre mi primer poemario en el Caimán Barbudo.
Un abrazo,

Limay González dijo...

Me alegra mucho este pequeño y tierno homenaje a Beiro, le tengo mucho cariño.

Federico Cabrera dijo...

Me alegra mucho saber que Beiro, ese gran intelectual cubano que adoptó a RD como segunda patria, ha superado la crítica situación por la que pasó y que está lúcido y en buen ánimo. Tengo pendiente visitarlo. Trabajé como subalterno de él en el Listin Diario, y me quedaron valiosas enseñanzas. Siempre lo recuerdo con mucho cariño. Salud y larga vida, amigo Luis Beiro Alvarez...

Anónimo dijo...

GUAJIRO, MIRA QUE TU DICES COSAS LINDAS.

Luis González Ruisánchez dijo...

Me has dado sin pretenderlo, una agradable noticia de Beiro, un amigo que quiero y respeto. Si lo vuelves a encontrar no olvides abrazarlo en mi nombre.

Oscar Peña dijo...

Luis Beiro es un hacedor de palabras, un ser humano muy noble y desinteresado, que se ha desprendido de los beneficios de algunos de sus libros para donarlo a una fundación de la que es permanente colaborador. Beiro ha aportado mucho al periodismo dominicano y esperamos que siga haciéndolo por mucho tiempo.

Pedro Silva dijo...

Me maravillan mis coompatriota dando muestra de afecto y gratitud al pueblo y l;a republica dominicana .Felix cruz ese gran cubano de las letra no desaprobecha oportunidad para mostrar ese afecto.

Marlon Anzellotti González dijo...

Lo es... un ejemplo para los suicidas.