9 oct. 2014

Nos vamos poniendo viejos

Diana Sarlabous y yo estamos cada vez más cerca de los 50 años. Hemos llegado a esa edad en que, por primera vez, hablamos de la vejez como algo que también nos incumbe a nosotros. Como ella es mucho más estructurada que yo, no deja de sacar cuentas y hacer planes para el futuro.
Nuestro sueño es irnos a vivir a un pueblo de campo y más de una vez lo hemos imaginado en Cuba. Nada me gustaría más que pasar mis últimos años en el Paradero de Camarones, aun cuando tenga que viajar al menos una vez al mes hasta El Cristo.
Pero entonces la realidad de Cuba nos da un golpe en las cabezas y convierte el sueño en una pesadilla. Nuestro país está en manos de unos fósiles que se creen eternos y que sienten un inmenso desprecio por el tiempo y el futuro de los demás.
Cuba puede darse el lujo de esperar, pero nosotros no. Al finalizar la guerra de los 10 años, Máximo Gómez trato de reconstruir una finca de Sancti Spiritus en el Cibao. Le puso el mismo nombre: La Reforma. Solo la abandonó cuando Martí lo convenció de que Cuba tenía futuro. Hoy estamos más lejos de esa idea que en 1895.
Por eso tendré que tener mi vaca y mis gallinas ponedoras aquí. El sinsonte que nos cantará desde una mata de mango seguirá siendo dominicano.

10 comentarios:

Alba Borrego dijo...

Pues bienvenido a la segunda ciudad de Cuba... Un terrenito aquíiy a sembrar... o mandar a sembrar que es lo mas práctico!
Un abrazo de Iván y otro mío.

Carlos Alberto Montaner dijo...

Buena, aunque melancólica reflexión. Te cuento, desde mis 71, que todavía estás muy lejos de ser viejo. Incluso, a mi provecta edad descubres que hay un cuarto periodo, ya sí muy jodido, que suele comenzar a los 80. Un abrazo,

A. dijo...

Cuando escribes estas cosas me llenas de terror!!!!!!!! Ustedes se están poniendo "viejos" pero, y los jóvenes de aquí??? Ya tengo 23 y no he hecho nada, no he vivido nada!!!!!! Quisiera poder hacer algo para cambiar, pero es entonces cuando me lleno de impotencia y pienso q solo quiero vivir en un rascacielos donde no me llegue esta, LA REALIDAD, la q me ahoga cada día y se a encargado de hacerlo por más de 50 años.
Un beso,

Jorge Luis Arcos dijo...

Nos resingó a todos, Camilo, no nos hagamos ilusiones.
Así que ¡Carpe diem, carpe diem!
Un abrazo

Anónimo dijo...

EL PARADERO DE CAMARONES ERES TU, ES TU INVENTO, ASI QUE ESTARA DONDE TU DIGAS QUE ESTA.

Anónimo dijo...

Lindo, guajiro, lindo.

Anónimo dijo...

¿Y el amor no lo reflejo como ayer?
¿O todavía si?

Camilo Venegas dijo...

Anónimo de las 9:33. Puedo asegurarte, sin el más mínimo temor a equivocarme, que nunca antes en mi vida había reflejado el amor como ahora, junto a Diana Sarlabous. Gracias a ella, incluso, he llegado a saber cosas del amor que desconocía.

Orlando dijo...

Gracias Camilo, siempre preciso y acertado en las reflexiones. A mi desde acá me tocará inventarme los sinsontes. un abrazo desde Bogotá

Anónimo dijo...

súmate camilo.
http://zoevaldes.net/2014/10/19/editorial-por-que-los-castro-no-envian-a-sus-hijos-y-sobrinos-medicos-a-combatir-el-ebola-por-zoe-valdes/