21 oct. 2014

El día en que los cubanos no se enteraron de la hazaña de Pito Abreu

Hoy es un día vergonzoso para la prensa en Cuba. Todos los medios de la isla, sin excepción, han callado uno de los momentos cumbres del deporte  cubano: el cienfueguero José Dariel -Pito- Abreu, primera base de los Medias Blancas de Chicago, ha sido seleccionado Novato del Año de la Liga Americana.
La pelota es uno de los más importantes signos de identidad de los cubanos. Este deporte les sirvió, a finales del siglo XIX, para definirse a sí mismos y defender su derecho a la independencia. Durante toda la primera mitad del siglo XX, los cubanos que militaron en equipos de Grandes Ligas contribuyeron de una manera decisiva a construir la leyenda del béisbol latino.
Pocos meses después del triunfo revolucionario, Fidel Castro decidió suprimir el deporte profesional en Cuba. Esa medida empujó al destierro a decenas de atletas que hoy son parte esencial de la historia del béisbol cubano. Las consecuencias de esa autoritaria medida han llegado hasta nuestros días.
Los peloteros cubanos que desean probar suerte en el mejor béisbol del mundo, antes deben escapar de su país. Eso tuvo que hacer el primera base de Cienfuegos. Apenas un año después, se convirtió en el primer novato de la historia de Grandes Ligas en finalizar la temporada entre los primeros cinco lugares de su liga en jonrones (36), carreras impulsadas (107) y promedio de bateo (317).
Sus cuadrangulares, además, impusieron un récord en los Medias Blancas de Chicago para un novato, rompiendo la marca de 35 que impuso Ron Kittle en 1983. Pito Abreu tiene ahora la sexta mejor marca de jonrones de un novato en la historia de Grandes Ligas.
Justo hoy, en la sección de deportes del periódico Granma, aparece un reportaje sobre cinco basquetbolistas cubanos que hace dos años desertaron. Obviamente, es la historia de un fracaso. Ese es el modus operandi de un régimen mezquino, que se niega a reconocer cualquier logro de los emigrados cubanos en cualquier ámbito.
Ni siquiera Radio Ciudad del Mar, la emisora de Cienfuegos, mencionará el acontecimiento. Pero el futuro se encargará de enmendar esa penosa omisión. Ninguna de las noticias que aparecieron hoy en los periódicos cubanos será más importante que la hazaña de Pito Abreu.
Cuando ya nadie recuerde a ninguno de los que merecieron los titulares del 21 de octubre en Cuba, José Dariel Abreu seguirá siendo un héroe de todos los cubanos. Los signos de identidad no se archivan en una hemeroteca ni se deciden en un cuartel, eso es algo que permanece guardado en el orgullo de la gente.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Camilo no te preocupes, alli la gente ya pita por arriba y por abajo del brazo, aqui te dejo esto, arreglalas que tu sabes mas.Soy Yankee en pelota, cubano, villare~o y en pelota en las letras.

Pito con sus estacazos
pone a pitar la bolita
Cuba lo aplaude y le pita
cuando pitan sus batazos
si sigue con los pitazos
armando la piteria
pitaremos de alegria
mirando sus pitazones
y pitando sus jonrones
pitara la liga mia

El Pitirre de Guracabuya

Anónimo dijo...

el nuevo herald es otro de los interesados en que no se sepa mucho de pito abreu.esconde siempre sus éxitos.le preocupa porque puede estimular las deserciones.a veces escondida sale alguna noticia en la sección deportiva en cambio de muñoz y sus estupideces lo ponen todo.