7 oct. 2014

Acuse de recibo a Eduardo Sarmiento

Conocí a Eduardo Sarmiento en un privé con José Bedia y Katja Loher en Lyle O. Reitzel Gallery. Mientras la mayoría celebraba con Brugal Extra Viejo, él se mantenía muy callado, en uno de los extremos de la exposición. Su barba, delante de un paisaje de Bedia, recordaban la carátula de un disco de Iron & Wine.
Cuando ya casi nos íbamos, se puso de pie y me preguntó si yo era Camilo Venegas. “Limay González me sugirió que te localizara —dijo sin esperar a que yo respondiera—. Yo también soy de Cienfuegos y tengo amigos muy queridos en el Paradero de Camarones”.
La noche tuvo un segundo acto. Nos fuimos para El Bohío junto a Alejandro Aguilar y Marianela Boán. Ya no volvimos a necesitar a Limay de intermediaria. Nuestra región de origen y algunos pocos conocidos eran suficientes para que se estableciera el puente de la amistad.
Aquel mismo día nos prometió un catálogo de su más reciente exposición, Yearning & Desire, que compartió en Jorge M. Sorí con el artista pinareño Maikel Martínez. Después de descubrir nuestra colección de carteles de películas cubanas, agregó otro detalle al envío.
Aunque Miami y Santo Domingo están muy cerca, el bulto postal tardó tres meses en llegar. A Diana le gustó tanto “Malecón”, la serigrafía que Eduardo nos regaló, que me hizo ir de inmediato a Arte San Ramón para enmarcarla. Estará lista el lunes.
Mientras tanto, le hago llegar a Eduardo el acuse de recibo: Gracias, compay. Tu bandera ondeará aquí todos los días, ella será el muro donde nos asomaremos a ver el mar que abandonamos.

3 comentarios:

Alejandro Aguilar dijo...

Ya no sé de qué manera decir que tus crónicas son sensacionales; que conviertes el hecho más nimio en poesía; y que eso, el Brugal y dos o tres cosas esenciales más, hacen de nuestra amistad "una fiesta innombrable".

Anónimo dijo...

Que bien escribes, Camilo!

Anónimo dijo...

Camilo,
Soy de Cienfuegos igual que tu y estoy fuera de la isla hace mucho tiempo pero la nostalgia siempre me lleva a buscar los recuerdos y por esas cosas del destino hoy buscando en la web encuentro tu blog y es verdaderamente impresionante el recuerdo del pueblito...
Disculpa mi atrevimiento pero tuve que copiar la bandera de Cuba que tienes en el Blog, cuando la vi se me salieron las lagrimas y la tuve que compartir con mi esposa y mis hijas.
No dejes de actualizar tu blog,eres un campeon
Te felicito.
D. Curbelo