25 jul. 2014

¿Qué celebra Cuba este 26 de julio?

Muchos años después, el 7 de julio de 1971, frente a cuatro pescadores y una multitud de cubanos decepcionados, Fidel Castro recordó la primera vez que trató de convertir un revés en victoria. Fue el 26 julio de 1953, cuando parte de su tropa se extravió en los carnavales de Santiago de Cuba y no llegó a tiempo para asaltar al Cuartel Moncada.
A pesar de haberle provocado 50 bajas al ejército (19 muertos y 31 heridos), la dictadura de Fulgencio Batista condenó a Fidel Castro a 15 años de prisión. Esta pena, que luego fue reducida a solo dos años por una amnistía, contrasta enormemente con los cientos de cubanos que fueron fusilados por la Revolución, aun cuando su acto de rebeldía no hubiera ocasionado ni una sola muerte.
A pesar de que el 26 de Julio fue una enorme derrota, la revolución lo festeja como una victoria desde el mismo año de su triunfo. Seis décadas después, vale la pena preguntarse qué celebra Cuba este 26 de julio. Tenemos un punto, quizás uno solo: La historia me absolverá, el alegato de Fidel Castro en su juicio.
No hay un documento más subversivo, que denuncie mejor y con más contundencia a la dictadura en la que acabó convirtiéndose la revolución liderada por Fidel y su hermano Raúl Castro. Todas y cada una de las razones por las que aquellos muchachos tomaron las armas, no solo están vigentes sino que se han agudizado a niveles realmente vergonzosos.
Hoy Cuba es más dependiente y menos soberana que nunca. Su incapacidad para producir alimentos y bienestar la ha convertido en una especie de jinetera geopolítica, que se va a la cama con los  líderes más impresentables y las causas más oprobiosas.
Mañana, 26 de julio de 2014, los cubanos vivirán en un país mucho más pobre y con menos oportunidades que el que tenía la generación que atacó al cuartel Moncada el 26 de julio de 1953. La mayor prueba que tenemos de eso son las páginas de La historia me absolverá.
Que las propias palabras de Fidel Castro sean la confirmación de su derrota, es un motivo para celebrar, para convertir el revés que nos ha tocado vivir por medio siglo en la esperanza de una inevitable victoria.

1 comentario:

silencio impuesto dijo...

Todos sus locos planes y sus macabras ideas han terminado en ir en contra de lo que a dicho y hecho.
La primera:
La Historia me Absolverá.
Se ha convertido en la última:
La Historia me Condenará