25 oct. 2013

NG, la bandada

En Cuba, a finales de los 80, el flautista José Luis Cortés armó una orquesta con una nueva generación de músicos. Aquella idea acabó llamándose NG la Banda y, a principios de los 90, revolucionó la música cubana. Algunas de sus piezas componen el soundtrack de aquella gran depresión que nombraron con un eufemismo: Período Especial.
Admito que durante muchos años fui muy pesimista. Creía insuperable la crisis moral y ética que dos décadas de parálisis habían dejado en los cubanos. Se me hacía difícil creer que una generación, que nació y creció dentro de la sobrevivencia extrema, pudiera reponerse a eso. Calculé mal. Subestimé a los míos. Afortunadamente, me equivoqué.
Por primera vez, en muchísimos años, Cuba produce en mí alguna esperanza. Durante los 7 días que estuve en mi país conocí a una nueva generación de cubanos que, parafraseando la necedad de Silvio Rodríguez, están dispuestos a jugar a lo ganado. Aún con casi todo en contra, ellos trabajan como si disfrutaran del viento a favor.
Es cierto que las ruinas se extienden por todo el país, es obvio que la producción estatal está paralizada, no hay dudas de que todavía se está tocando fondo; pero la capacidad emprendedora de esa bandada de muchachos, que solo reclaman libertad para producir bienestar, me ha devuelto el optimismo.
Ellos están dispuestos a arar el porvenir. Solo necesitan que los viejos bueyes acaben de soltar el arado.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Formidable Camilo. Que bellas palabras, como quisiera que se extendiera su post. Gracias

Jorge Sarlabous dijo...

Ojalá tengas razón, pero lo que me preocupa es la última frase. Que los viejos bueyes, suelten el arado.Y si lo sueltan se lo entreguen a bueyes nuevos ,que tengan que ver poco con ellos.

Anónimo dijo...

ERES UN TIPO LINDO, CAMILIN. ESTO SOLO LO PODIA ESCRIBIR UN TIPO LINDO DE CORAZÓN.

Alejandro Aguilar dijo...

Altamente recomendado este post. Sintetiza una común impresión de nuestro reciente viaje a la isla.