Páginas

29 ago. 2013

Los zapatos de Estrada Palma, las botas del Che


En los primeros meses de 1959, cuando la revolución encabezada por Fidel Castro trataba de tomar el control absolutoen Cuba, se destruyeron los símbolos más visibles que había dejado la República. Comenzaron por las máquinas tragamonedas y siguieron por las estatuas.
La Avenida de los Presidentes, una rambla que desciende por todo El Vedado hasta desembocar en el mar, fue una de las principales víctimas de esa euforia revolucionaria. Todas y cada una de las estatuas que se habían sembrado allí a lo largo de 50 años fueron derribadas.
La de Tomás Estrada Palma (quien sustituyó a José Martí como Delegado del Partido Revolucionario Cubano y luego se convirtió en el primer Presidente de la República) tuvo un final tragicómico. Cuando lograron tumbar al hombrecito de bronce, sus zapatos se quedaron asidos al mármol.
Durante medio siglo, los zapatos de Estrada Palma han permanecido allí. Si la estatua entera encarnaba un símbolo, su calzado es aún hoy una metáfora. Mientras las hordas derribaban los símbolos del pasado cubano; en la fortaleza de la Cabaña, un argentino se hacía cargo de los que lo habían defendido.
Según se ha podido documentar, Ernesto Guevara fusiló a 167 cubanos en apenas 3 años. 15 en la Sierra Maestra (entre 1957 y 1958), 17 en Santa Clara (del 1 al 3 de enero de 1959) y 135 en la fortaleza de la Cabaña. Sin embargo, varias estatuas le rinden homenaje por toda la isla, sobre todo en la ciudad que posee la isla en el centro. Allí, es un inmenso mausoleo, dicen que descansan sus restos.
En Venezuela, donde tratan de replicar un régimen similar al de Cuba, acaban de derribar una estatua de Che. Esta vez no fue una horda enardecida sino algún contrabandista de metales. Ya deben haber fundido el cuerpo del Comandante, pero sus botas, como los zapatos de Estrada Palma, se quedaron firmes sobre el pedestal.
Ambos actos se parecen mucho. Además del hecho tragicómico que encierran, representan la lucha del presente contra el pasado. Tanto en Venezuela como en Cuba, el primero derribó al segundo. 

8 comentarios:

  1. Luis Beiro2:00 p. m.

    Hola, Camilo
    Otro dato de interés: Máximo Gómez fue quien propuso a Estrada Palma como Primer Presidente de Cuba. Por ahí anda la foto cuando Estrada Palma, al ganar las elecciones y en gesto de gratitud, permitió que Gómez izara por primera vez la bandera cubana en el Castillo del Morro. La foto que te menciono, captó ese gesto para la posteridad.
    Saludos, siempre,
    Beiro

    ResponderEliminar
  2. Blanca Acosta2:00 p. m.

    Los ninnos no olvidan los detalles. Cuando era una ninnita escuche que la estatua ecuestre de Maceo la habian virado para que no mirara al norte revuelto y brutal; nadie me creyo...me dio la razon El romance del Palmar donde hacen un paneo del malecon y sale la estatua de Maceo mirando al Norte. El comunismo dejo chiquito al surrealismo.
    A veces, caundo veia la estatua donde Picasso iba a poner una paloma de la paz y despues parece que se arrepintio hubiera querido ser adulta y correr a coger el aguila "imperial"...hubiera sido un elemento impresionante en cualquier casa.
    La primera vez que vi un aguila calva (el pajaro de EEUU) planeando majestuosamente me cai en una cuneta. Tuve la desgracia que habia una patrulla cerca y el policia me obligo a soplar. Cuando se convencio de que yo no estaba borracha me pregunto como me habia caido en la cuneta.
    Cuando le dije la razon se quedo atonito:
    Le aconsejo que no mire aguila s cuando maneja.
    Otra vez la vi mas de cerca en un santuario de aves de presa dannadas que no sobrevivirian; le pude ver de cerca al aguila la unica garra que le quedaba...era del tamanno de una mano masculina grande. Pregunte como alimentaban tantas aves de presa; me olvide que estaba en EEUU, muy asombrados me respondieron, !con carne!
    A la entrada de ese santuario habia un gracioso mapache; la segunda vez que fui le lleve una lata de comida de gatos...en mala hora, parece que mucha gente habia tenido la misma idea y el mapache me ataco, me la quito de las manos y la abrio con los dientes.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2:42 p. m.

    COMPAY USTED DIBUJA ESTOS POST POR ESO ES UNA LASTIMA QUE EL FOGONERO YA NO ESTE FOGONEANDO TANTO.

    ResponderEliminar
  4. Rodobaldo Vera3:24 p. m.

    Estrada Palma no sé, pero el Che tenía la mala costumbre de dejar las botas regadas en cualquier parte. Cuando lo sacaron de la escuelita allá en la Higuera para atarlo al patín del helicóptero, las dejo en el trayecto. “Las dejo caer en la selva”. Decía Raúl Espinoza Lora quien estuvo a cargo de su captura. Dicen que sus huesos los encontraron. Las botas no.

    ResponderEliminar
  5. En Paradero de Camarones, una pequeña localidad de la provincia de Cienfuegos, ocho jóvenes, montados en caballos y bajo los efectos del alcohol, irrumpieron al galope en los jardines de varias viviendas y ocasionaron daños a las plantaciones de los vecinos, además de destrozar diez señales de tránsito en la carretera principal, el pasado 13 de agosto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo9:50 p. m.

      es una pena siempre el vandalismo. por qué no habla usted de cómo cerraron el central Espartaco? quienes tomaron tales decisiones no estaban borrachos... quién culpa a unos guajiros borrachos en medio de la nada.

      Eliminar
  6. http://ideassospechosas.blogspot.com.ar/2013/08/nos-conviene-un-estado-comunista.html

    ResponderEliminar
  7. Ni comunismo, ni capitalismo salvaje:
    http://ideassospechosas.blogspot.com.ar/2013/09/estado-de-bienestar.html
    Nos convine el comunismo:
    http://ideassospechosas.blogspot.com.ar/2013/08/nos-conviene-un-estado-comunista.html

    ResponderEliminar

Los comentarios en El Fogonero no son moderados, pero el autor se reserva el derecho de eliminar difamaciones, obscenidades, discriminaciones o publicidad.