30 abr. 2013

Cuba está cambiando


Tanto se ha dicho que Cuba está cambiando, que uno empieza a creérselo. Aunque en lo esencial nada ha variado dentro del anciano régimen, no se pueden negar ciertas concesiones. Dos eventos que ocurrieron este fin de semana, en La Habana y Varadero, son quizás la mejor prueba de ello.
La Orden José Martí es una medalla de calamina que Cuba tiene como su más alta distinción. Durante décadas, dictadores y criminales de África y Europa del Este desfilaron por La Habana para que Fidel Castro los condecorara. Era un protocolo en dos actos. Primero, el coronel Guerrero Ramos formaba a su tropa; luego, el comandante fijaba el imperdible.
Este fin de semana, Raúl Castro le otorgó la Orden José Martí a la escritora Fina García Marruz, quien perteneció a la generación de Orígenes y está entre los más importantes poetas vivos de la lengua castellana. Su nombre se une ahora a los de Nicolae Ceaucescu, Erich Honecker, Robert Mugabe, Kim Il-sung y Aleksandr Lukashenko.
Otra señal que puede tomarse como una prueba de los cambios, es el Campeonato Internacional de Golf Montecristo. La agencia rusa RIA Novosti reportó que el evento se celebró en el Club de Golf de Varadero. Antonio Castro Soto, hijo de Fidel Castro, resultó ganador entre 100 jugadores de 15 países.
En 1962, Fidel Castro y Ernesto Guevara disputaron una partida de golf. Según Alberto Korda, el fotógrafo oficial del evento, al final el guerrillero argentino dejó que el líder cubano ganara. Aunque ninguno de los dos sabía perder, se impuso el sentido común de los rangos.
Una de dos: o eso en Cuba aún no ha cambiado o el hijo del comandante se pasaba el día jugando golf, mientras el resto de los cubanos trataba de construir el socialismo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Guatemala se está convirtiendo en guatapeor.

Anónimo dijo...

apuesto que los otros 99 jugadores eran delegados del poder popular