16 oct. 2012

El régimen cubano destapa la olla de presión


Si hay algo en que el régimen cubano ha sido muy exitoso, es en el uso de los eufemismos. En Cuba, desde hace medio siglo, muy pocas cosas se han llamado por su nombre. Hoy no fue una excepción. Lo que se anuncia como una “actualización de la política migratoria”, no es más que una ratificación de las violaciones los derechos y la soberanía de los cubanos.
Muchos de los que leyeron por arribita, han celebrado la eliminación del Permiso de Salida. Pero pocos han reparado en que el no menos infame Permiso de Entrada se mantiene, como también siguen en pie las restricciones a médicos, científicos, atletas y otros profesionales.
En su obsesión por manipular la realidad, el periódico Granma cae en la desfachatez: “La política migratoria de Cuba, a lo largo de todos estos años de Revolución, se ha basado en el reconocimiento del derecho de los ciudadanos a viajar, a emigrar o residir en el extranjero y en la voluntad de favorecer las relaciones entre la Nación y su emigración”.
El órgano oficial del Partido Comunista suele decir cosas muy apartadas de la realidad, pero hoy llegó más lejos que nunca. No se puede ser tan cínico en tan poco espacio. No se puede jugar de una manera tan perversa con las miles y miles de familias que fueron divididas por la injusticia revolucionaria.
Con la eliminación del Permiso de Salida, el régimen cubano solo trata de destapar la olla para que no siga cogiendo presión. Ellos saben que el país está a punto de estallar y, como en 1980, se adelantaron a los hechos. Aunque ahora será a través de los aeropuertos y mucho más lento, al final se producirá un éxodo parecido al del Mariel.
En aquella época, la moral fue levantada con actos de repudio y desfiles interminables en cada pueblo. Pero han pasado 32 años. Todos los deseos de marchar, incluso de algunos de los más combatientes, son en otro rumbo, con otra dirección.

7 comentarios:

Odette Alonso dijo...

Claro, eso mismo es: destapar la olla de presión porque:
1. Ya no pueden con el país.
2. Los que salimos mantenemos a los de adentro, con lo cual con esta medida se garantiza de antemano un mayor número de remesas.
3. La culpa será de las embajadas que no den las visas (que al final sigue siendo un peligro latente de otro Mariel).
4. Aliviada la presión dentro de la isla con la salida de una buena cantidad de gente, entonces se podrá dar "más tranquilamente" LA NOTICIA, con menos peligro de una cagazón interna de proporciones bíblicas.

Wichy dijo...

Decir "desfachatez" es decir poco. Esto hace rato que es mariconá al descaro, sólo que en el mundo todavía hay gente dispuesta a creerse el cuento.

Anónimo dijo...

Le diste en la cabeza al clavo, guajiro.

Simon-Jose dijo...

Camilo;
Hay algo que debemos tener presente y es que en Cuba siempre se "ha producido" con dos niveles de calidad y dos intenciones: para consumo nacional y para exportar.
Estas medidas son para consumo exterior.
Lo primero a tener en cuenta es que no habrá muchas visas, porque en todos los países saben que la intención de los cubanos es emigrar.
Todos saben, muy bien que lo saben, que los cubanos no tenemos dinero para "turistear".
Si lograran los cubanos salir "a montones" vía centroamerica para cruzar México y llegar a USA por muchas decenas de miles, automaticamente puede ser derogada la Ley de Ajuste Cubano, teniendo en cuenta que ya los cubanos pueden salir de Cuba LEGALMENTE pues ha sido derogada allá "la prohibición".
Repito, es para consumo externo, porque no todos podran salir. Hay "limitaciones".
Y si se deroga la Ley de Ajuste Cubano, que los cubanos sepan que no pueden venir para acá, que pierdan la esperanza de arreglar su vida sin sacrificarse, la olla explota.
Y la entrada de cash la garantizamos nosotros. Mañana mismo están pidiendo dinero para sacar el pasaporte, para pagar la entrevista por una visa en la embajada tal, para el pasaje para tal país y alguna cantidad para llevar en el bolsillo, etc., etc., etc.,
Y veremos cuantos logran salir.
En cuanto a las posibilidades de otro éxodo.....
Hay un operativo preparado por el Navy para ocuparse ellos de tal problema. Son 45 unidades navales que incluyen dos portaaviones.....
¡¡¿DOS PORTAAVIONES PARA RECOGER BALSEROS?!!
Eso no se lo cree ni el que asó la manteca.
Un abrazo cubanísimo;
Simón José Martí Bolívar.

Simon-Jose dijo...

Y me faltó el detalle mas importante:
Es precisamente para evitar que la olla explote.
Es darle esperanzas a los cubanos de que podrán emigrar con más facilidad, que podrán irse y encontrar en otro país, preferentemente USA, lo que quieren para sus vidas y para vivir sin tener que lucharlo y obtenerlo arriesgando la libertad o la vida.
Ese es el primer objetivo de estos cambios anunciados.
Un abrazo;
Simón José.

Anónimo dijo...

Estamos aún (el eufemismo amenaza con dilatar ese "aún" al infinito) en el punto de confundir la caridad con la justicia. No es en absoluto una "actualización" de la política migratoria, como si "actualizarse" significara sintonizar con el prometido cambio (el que prometen los medios oficiales y repiten con indiferencia o recelo los otros), sino una corrección "ad commoditatem" y el replanteo cínico de una política de Estado que se caga sistemática y esencialmente en el derecho inalienable de su gente. Repito, vemos limosna donde debe haber derecho, y este, lo aprendimos muy bien con Antonio Maceo, no se mendiga.

Julio

Anónimo dijo...

Salvador Lemis: Muchas personas me dicen frases felices sobre esa medida y yo les digo: "Lo hacen siempre. Aparentan que liberan algo, pero siempre oculta una trampa contra los suyos. 'Está oculta la serpiente bajo la hierba', decía el poeta Virgilio. Y mi abuela de Holguín: 'Por mucho que se esconad el diablo, siempre deja la cola afuera.' Cuba es "la vergüenza absoluta." Pobre de nosotros, pobre país otrora hermoso. Y libre.