13 sept. 2012

Mi vida con Yohandry


Cuando supe que la Seguridad del Estado había abierto una cuenta en Twitter, decidí no seguirla. Cada vez que quería saber lo que ponía, entraba a su muro y revolvía en sus tweets pasados. Durante meses me mantuve así. Aunque no estaba entre las cosas que reviso a diario, al menos una vez a la semana pasaba por allí.
Muchos aseguran que Yohandry es la segunda piel de Eduardo Fontes Suárez, un tipo del que conocemos una foto y un video. La foto es de los 80, en la cocina de una Escuela Vocacional Lenin. Fontes entonces era Tato, uno de los 8 muchachos que suelta una carcajada feliz, ajena al futuro que le espera a cada uno de ellos.
En el video advertimos que Tato se ha quedado calvo, se hizo ingeniero cibernético y se dedica a perseguir cubanos (no sabemos si alguno de los que aparecen en la foto con él se cuenta entre sus víctimas). Durante todo el tiempo que habla con un micrófono en la mano, enseña cómo impedir que sus compatriotas tengan acceso a internet y se expresen libremente.
Un día, no recuerdo a raíz de qué, Yohandry (cuyo nombre juega, de una manera burda, chapucera, con el de Yoani), empezó a seguirme. Para corresponderle el gesto, yo también le seguí. Cruzamos unos pocos tweets. En uno trato de ser grosero y le advertí que yo intercambiaba ideas, no insultos.
El día que la prensa internacional se hizo eco de un tweet suyo, donde aseguraba que Fidel y Chávez escribían un libro a cuatro manos, alardeó en mi muro. Presumía de que él (¿o debo decirle ella?) si era una fuente de entero crédito y se  burlaba de El Fogonero.
Antes de ayer, cuando supe que a María José de Diego, la hija de Lichi, la habían amenazado en México para que no presentara el último libro de su padre, le escribí a Yohandry. Usé el término Gestapo en lugar de Seguridad del Estado, le pregunté qué podíamos hacer para que no molestaran a una bella cubana.
Anoche encontré que Chávez había desmentido lo del libro con Fidel y salí corriendo para su muro a buscar alguna reacción suya. Pero encontré que me había bloqueado. Se agotó demasiado rápido el espacio para el diálogo entre el represor y yo.
Entonces traté de imaginarme todos estos eventos fuera de Twitter. Digamos, por ejemplo, en el espacio reducido de una celda.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

MAGNIFICA DESCRIPCION DE UN HIJOEPUTA.

Carlos Alberto Montaner dijo...

Cojonudo, Camilo.

MAYITO, MIAMI dijo...

Maestro, eres un maestro en el arte de contar las cosas de la vida cotidiana como si fueran historias inolvidables. Esto es delicioso y lo hiciste con las cosas que nos pasan a todos a diario... Y el tal Tato nos las pagará, como decían en las averturas del canal 6 cuando éramos niños. Nos vemos en Books and Books.

Anónimo dijo...

Genial la ultima linea!

Mis saludos

Charly

Anónimo dijo...

QUE FINAL,,, QUEEE FINAAAAAAAALLLLLL...

@La_Mano_Franka dijo...

Yo también he tenido mis intercambios con el (los) personaje(s) en el hashtag #Cuba, en Twitter. Esa cuenta es egocentica, le gusta mucho regodearse en el misterio de su identidad, lo cual para mi es un ejercicio inútil pues se sabe que es un nombre falso, evidentemente creado para ser identificado con la Generación Y, pero su contraparte que defiende la "revolución" , o sea, el nemesis de Yoani Sanchez.Eso no es casual, la creación de ese nombre de Yohandry fue un paso bien calculado.

La cuenta es especialista en par de armas ideológicas: desinformación y psicología inversa. Siente particular placer en desinformar informando y viceversa.O intenta crear influencias al expresar o insistir en lo contrario de lo que desea informar. Patético.

Una vez me dijo que eran ocho personas diferentes. Como no estoy dispuesto a caer en sus trampas, ni tengo tiempo para eso, no me deje arrastrar por tales confesiones. Lo desarmé diciéndole que no me merecía ninguna credibilidad alguien que se escondía cobardemente tras seudónimos.

Hace mucho no entro en su timeline, sin embargo no deber ser un ejercicio inútil, por aquello de tener mas cerca a los enemigos.

Javier dijo...

El final es de película, brother.

Napo dijo...

Camilo, no le pares bolas al Yoha. Quien quiera que sea tiene un serio problema de salud: inflamación crónica del ego. Sólo hay que ver el logo que utiliza con sus siglas y te darás cuenta que tiene una carencia total de amor y afecto y sólo se satisface con un espejo. Si es en verdad Tato Fontes (Varela una vez aseguró que sí), no cabe dudas de que es un pobre infeliz que se cree en el top 10. Si son varios, algún día también se sabrá y la historia les pasará la cuenta. Vivir por ver.

Lola dijo...

Ya está a la venta el nuevo libro de Eliseo? Donde puede adquiriste?
Un saludo, gracias Camilo por tu blog……………….

MERCEDES dijo...

GRACIAS POR ESTE BLOG SIEMPRE QUE ENTRO EN EL SALGO CN UNA SONRISA DEBERIAS IMPRIMIRLO COMPLETO EN UN LIBRO ES DE COLECCION ESCRIBES MUY BIEN,, SABES???
SOY DE SAGUA LA GRANDE Y CONOCI A TU PRIMO ALAIN PERFECTAMENTE VIVIAN A LADO DE LA BARBERIA EN LA CALLE MAXIMO GOMEZ. ME SOBREOGIO VERLO EN LA FOTO LO RECORDABA COMO UN NIÑO. VIVO EN MIAMI DESDE EL 92. TUS ESCRITOS ME DAN MUCHA NOSTALGIA POR NUESTRA AMADA Y DESTRUIDA TIERRA.

Anónimo dijo...

Y SE ME OLVIDABA DECIRTE QUE TREMENDO RASPE LE DISTE A ESE CHIVATO. MERECIDO QUE SE LO TIENE. HIJOS DE PUTA ES LO QUE SON.