6 sept. 2012

La familia de don Jorge tiene otra vez un Jeep


Hay una foto donde Jorge Sarlabous y Elia Sosa, los padres de Diana, sonríen de cara al sol cubano. Es a finales de la década del 50 y están encaramados en el Jeep de su casa. Todo el fondo de la imagen permanece cubierto por la finca del padre de Elia.
Llega un punto en la sobremesa de los domingos en que Diana siempre saca los viejos retratos de familia. Muchas de ellos tienen apuntes en el reverso. Fueron hechos por su abuela Inés cuando supo que estaba a punto de perder la memoria.
Identifica a todos los que aparecen en la imagen, incluso a los que se ven borrosos en el fondo, esos que ya deberían ser irreconocibles. También describe con lujo de detalles la pertenencia de cada cosa: un caballo, un columpio, una mata de aguacates, un portal, una gasolinera, una mina…
Todas esas cosas se perdieron el día en que el Gobierno Revolucionario se las confiscó. Fueron por ellas los mismos que antes iban a buscar donaciones para la causa. Don Jorge cuenta, con rabia, apretando los puños, la mañana en que los recibieron a punta de escopetas en la entrada de la finca.
No lo dejaron sacar ni el Jeep, ese donde él y Elia sonríen felices, ajenos a la suerte que correrían todos en cuestión de meses: ellos, el vehículo y el país. Pocos días después de la confiscación, el interventor pasó diciéndoles adiós. Había decidido quedarse con el carro que siempre envidió.
La familia de don Jorge tiene otra vez un Jeep. Ya ha hecho largos paseos en él, está maravillado con tan increíble máquina. Solo lamenta que no le sirva para regresar a Alto Songo, pasar por El Cristo y subir hasta la finca donde le apuntaron al pecho para quitarle todo.
El Jeep está allá abajo, en el parqueo del edificio, pero para él no es más que el reverso de una foto de familia, lo que no alcanzó a escribir la abuela Inés antes de que perdiera la memoria.

7 comentarios:

Aymara dijo...

Hay muchos blogs muy buenos sobre Cuba. Pienso todo lo contrario que Rafael hernández, el "chancleteo" de los cubanos en la blogósfera se ha convertido en un indispensable espacio de expresión de los pensamientos más diversos sobre el país. escribo un largo ensayo sobre eso. Solo quería decirte que tu blog es uno de mis preferidos. A veces no estoy de acuerdo contigo, incluso a veces me da rabia que digas ciertas cosas, pero por encima de todas las discrepancias tu Fogonero es un pieza bibliográfica --no sé si se le puede llamar así-- incuestionable. El último escrito es una joyita donde parece que no dices nada y lo dices todo porque en una simple anécdota familiar representas la tragedia de un país. Felicidades por esta obra Camilo.

Anónimo dijo...

LA PARTISTE POR ENESIMA VEZ GUAJIRO!!!!

Anónimo dijo...

Camilo , si le cambias los nombres y el lugar , esa es la historia de mi familia , el Jeep nuestro era un Wyllis del 52 , muy parecido al de la foto , y ahora tengo un Liberty del 2007 parqueado en el jardin de mi casa en el SW de miami.
Saludos Charlitos

eljose dijo...

Como pude estar tanto tiempo sin saber de este blog??!!!! Gracias Camilo!!!

MERCEDES ACOSTA dijo...

LLORE CON ESTO. MI PAPA MURIO HACE DOS AÑOS CON UNA GRAND CHEROKEE QUE AMABA Y A CADA RATO DECIA QUE VENGA FIDEL A QUITARMELA!!!! UN AMIGO DE EL TIENE UNA COLECCION DE JEEP ESE ES EL CARRO DE LOS CAMPO CUBANO Y MI PADRE HASTA POCO ANTES DE MORIR SE PREGUNTABA QUE HABRIA SIDO DE SU PISICORRE JEEP. EL YIPI DE CASA, LE DECIA EL. ESTE BLOG ME HACE LLORAR A CADA RATO Y ESO NO ES BUENO.

Anónimo dijo...

Y pensar que tu nombre te lo pusieron en honor a
uno de los que ayudo para que al Don se lo quitaran todo. Cosas de vida! Nos vemos en Coral Gables. Varela

Anónimo dijo...

Como no vi este blog antes??
William, desde España