23 may. 2012

Aún soy coronel

 
De izquierda a derecha: Los coroneles Yoss, Alejandro Aguilar y Camilo Venegas, el general Francisco López Sacha, el coronel Roberto Zurbano y el general Eduardo Heras León.

Cuando Francisco López Sacha era presidente de la Asociación de Escritores de la UNEAC, le otorgó grados militares a todos sus miembros. Aunque no era más que una broma de alguien con un sentido del humor proverbial, muchos nos tomamos muy en serio aquellos rangos.
Recuerdo, por ejemplo, la tarde en que llegó a La Gaceta un ejemplar de El libro de la realidad, la primera novela que Arturo Arango publicó en Tusquets. Ese día fue ascendido a general y lo celebramos con una botella de Ron de la Ventana (lo comprábamos por la ventana del fondo de mi casa).
Esa misma lógica me hizo coronel cuando publiqué por primera vez en Letras Cubanas. El máximo rango lo ostentaba Cintio Vitier. No olvido la carcajada que soltó el día que se lo comenté. “Pero si Lezama resucita no me pueden degradar”, dijo tratando de evitar un inminente ataque de tos.
Hace unas semanas, en la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo, oí que alguien me gritaba: “¡Coronel Venegas! ¡Coronel Venegas!”… Con los brazos abiertos, sorteando la multitud y blandiendo su risa invencible, se acercaba Francisco López Sacha.
Después de un larguísimo abrazo, en el que cabían todos los amigos ausentes, protesté formalmente.
–Coño, Sacha, ¿pero diez años después todavía soy coronel?
No pensó su respuesta. Se paró en puntillas, para alzar el dedo índice lo más posible, y dictó sentencia.
–Coronel Venegas, en eso los estatutos son muy claros –dijo subiendo el tono de voz, como si quisiera que todos le oyeran–, ¡durante el cumplimiento de misiones internacionalistas no se otorgan ascensos!
Ahora leo un libro suyo que me dejó con Alejandro Aguilar. Los cuentos son muy buenos, tanto, que me llena de orgullo el haber sido parte de la tropa que encabezaba el general Sacha.

6 comentarios:

Escombros Hablaneros dijo...

Que bueno cuando la nostalgia se convierte en literatura.

PIROLO dijo...

Me pregunto si Yoss algun dia se va a quitar el disfraz. Linda cronica, poeta, usted es el cuarto bate de la cronica cubana... sin desmerecer la narrativa y la poesia donde tambien es muy bueno.

Anónimo dijo...

YO LOS CONOCI A TODOS CUANDO ERAN JOVENCITOS. ME ALEGRA TANTO VERLOS. SE ME SALIO HASTA UNA LAGRIMITA. CUANTOS RECUERDOS EN RECITALES Y HOTELES DE TODA CUBA... BUENO MEJOR ME CALLO PORQUE VAN A PESAR QUE SOY UNA GUARICANDILLA.

Ramon dijo...

Coronel Venegas:
Me ha gustado y me he reido con gusto, es verdad que a los cubanos se les metio en la cabeza eso de los rangos militares; por aqui me visita un compatriota que soño conmigo y dice que llego a una oficina en Cuba y cuando entro estaba yo de vestido de coronel , ya somos dos con ese rango.
Saludos

Alejandro F. Aguilar (http://twitter.com/ alejo582003) dijo...

En dos palabras cultas: Em pingatus

Estrella dijo...

Me ha encantado la memoria hecha relato. Gracias.