29 feb. 2012

El ron y los principios se sirven en el mismo vaso

Los estúpidos suelen ofenderse cuando les llaman estúpidos. Esa es la mayor prueba que pueden ofrecer de su estupidez. Ni siquiera están en condiciones de comprender la gravedad de su limitación. Eso ya lo sabe Johnny Depp, quien se quejó con dureza de los espectadores promedio de Estados Unidos por no entender a su último personaje ni a su última película.
“Si les das cosas sencillas y fáciles de digerir como Piratas del Caribe, el público responde en masa. Si les pones delante una cinta inteligente y más compleja como The Rum Diary, se quedan en casa (…). El fracaso de la película es culpa de la estupidez y la incultura de la mayoría de nuestros espectadores”, dijo Depp como si todavía estuviera dentro del filme.
El diario del ron es una de mis novelas preferidas. Recuerdo perfectamente la tarde en que di con ella en la librería Cuesta de Santiago. Esa misma noche estuve a punto de terminarla. El avance de las páginas fue tan vertiginoso como los días de Hunter S. Thompson en el Puerto Rico de los años 50.
Thompson es el padre del “periodismo gonzo”, un subgénero que convierte al reportero en parte esencial de la noticia, en un actor más del contexto. Anoche, mientras veíamos las primeras escenas, volví a caer en ese raro vértigo donde las ideas, las convicciones y los sentimientos también parecen estar metidos en una oscura barrica de roble.
Es evidente que Johnny Depp no solo quiso parecerse a Hunter S. Thompson sino que intentó meterse en su pellejo. De ahí que, cuando saliera a defender la película, hablara con las mismas palabras del novelista. Ambos han acabado profesando una misma ideología, donde el ron y los principios se sirven en un mismo trago.
Eso no suele caerle bien a muchos. Cuando la verdad duele, la mayoría prefiere convertirla en una mentira colectiva. Suerte que Thompson y Deep, cada uno en su época, tuvieron la satisfacción de decir lo que dijeron y de levantar el vaso dignamente. Por ellos yo también levanto el mío. ¡Salud!

4 comentarios:

Dania dijo...

Este tipo de "fogoneros" me gustan mucho pero casi nunca los haces. Es bueno que comentes o compartas las películas los discos y esas cosas. Yo vi EL DIARIO DEL RON y me gustó mucho pero no encontré ninguna crítica ni nadie que dijera que le gustaba. Eres el primero como en muchas otras cosas, Señor de la Vanguardia, jeje. Me gusto mucho el título y se por qué te gustó lo de ¡IMBÉCIL! esa era tu palabra preferida contra los mediocres cuando estudiábamos teatro. A veces me caias hasta mal por eso. Me parece estarte viendo discutiendo con Raulito Martin, el Majá, Leoncio, Lavinia Castro la de la televisión y los otros de tu grupo, siempre tenían unas discusiones tremendas por todo, que si Eugenio Barba que si Silvio... Uffff, agotaban. Todos estamos mucho más viejos pero tu conservas mucho de aquel adolescente guajiro habanizado inteligentico y pelón te sigo admirando por eso. Un beso desde Miami

Anónimo dijo...

CREO QUE ESTO MERECE UNA BOTELLA DE HABANA CLUB, AUNQUE VAS A DECIR QUE MEJOR NOS TOMAMOS UN BRUGAL. PERFECTO, ASERE, ¡ABAJO LOS IMBECILES!!!!

Diana S. dijo...

Salud, mi amor!

Renay Chinea dijo...

Linda nota.. hare una excepción en mi corrimiento hacia los Fermentados.. y el proximo Agnejo destilado ira a tu salud!