30 dic. 2011

Una línea imaginaria

Este viernes no sucedió en Samoa. Hasta ayer, esas islas eran el último lugar del mundo donde se ponía el sol. A partir de hoy, sus habitantes serán los primeros en estrenar el día. Para eso, el gobierno de esa diminuta nación hizo un extraño corte a la Línea Internacional del Cambio de Fecha.
Samoa saltó del jueves 29 al sábado 31 de diciembre por un problema práctico, no quería seguir teniendo un día de atraso con sus socios comerciales más importantes (antes, alguien podía salir de China un miércoles y llegar a Samoa un martes). Para ponerse al día, tuvieron que renunciar a 24 horas.
Yo hubiera renunciado a meses enteros de 2011. Si el año de los samoanos tuvo 364 días, el mío hubiera sido suficiente con 159. Eso me habría ahorrado momentos muy difíciles. Aunque, en honor a la verdad, las lecciones que se aprenden cuando se toca fondo se compensan por el resto de la vida.
Al 2011 le agradezco el  hallazgo de Diana y el regreso a Cuba. Lo primero se lo debo a un hecho poético, literalmente. Di con ella mientras leía versos. Lo segundo, es consecuencia de ese encuentro que todavía disfruto. Volver a mi país me permitió corregir muchas cosas que se habían desvirtuado durante 10 años de ausencia. También reafirmé otras.
Al 2012 le pido poco. Creo que en este año purgué y logré más de la cuenta. Si acaso quiero seguir sembrado, aun sin llegar a cosechar nada. Aunque sé que a ellos no les va a gustar que los mencione, creo que tengo el deber de hacerlo. Sin Luis Concepción y Susana Ortega este año se me pudo quedar sin muchos más días.
No sé implorar, no aprendí a rezar. Si pudiera pedir algo a alguien a quien nunca me he dirigido, es que la biología resuelva en mi país lo que la historia no ha podido. Samoa solucionó su dilema con el tiempo cambiando una línea imaginaria. Los cubanos ya no podremos recuperar cinco décadas perdidas, pero ya es tiempo de que empecemos otra vez de cero.
Ruego por eso.

5 comentarios:

MIRIELA dijo...

ESTO ES UN POEMA CAMILO. RECUERDO CUANDO LOS ESCRIBIAS EN UNA AGENDA EN UNA LETRA DE MOLDE PRECIOSA. TU TAMBIEN ERAS PRECIOSO. AÑOS 80 QUE NO VOLVERAN.

Norberto dijo...

Feliz Año, poeta del Paradero de Camarones. Desde que di con tu blog hago una visita diaria a él. Me empingo cuando no escribes nada. Conocerte ha sido un honor. Escribes como los ángeles, aunque no sepamos cómo escriben los ángeles.

Anónimo dijo...

FELIZ NAVIDAD, PRECIOSO GRINCH.

ZoePé dijo...

Que el nuevo año tenga más días para ti.
Felicidades.
Saludos.

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Felicidades Hermano y un gran abrazo