28 jul. 2011

Le debo un post

En las últimas semanas no he podido seguir escribiendo en El Fogonero con la consistencia que lo he hecho durante casi tres años. Campo de Texto me roba demasiado tiempo (más que a mí, a él). Tengo una lista de temas apuntados en el borde de una hoja que, a su vez, tiene apuntadas otras cosas de trabajo.
Le debo un post a Alfredo Zaldívar. Hace unos meses me envió una foto increíble de un puente de ferrocarril que hay en Unión de Reyes, ese pueblo matancero que se ha perdido entre el polvo de las más antiguas zafras y el pavor que produce la falta de futuro.
Le debo un post a Mano, una mano amiga que viajó desde España a Cienfuegos y desde allí, en bicicleta, al Paradero de Camarones. Él no puede calcular lo que significaron para mí esas fotos maravillosas de mi pueblo y sus personajes. A él y a su novia cubana nunca les podré agradecer ese gesto tan lindo.
Le debo un post a la arquitecta dominicana que me enseñó las diferencias reales entre La Habana y Santo Domingo, a la poeta brasileña que me demostró las cosas que se oyen en el silencio, al poeta dominicano que fue capaz de hilvanar 1,518 páginas de metáforas…
Debo demasiado, por eso no respondo el teléfono cuando el número me resulta desconocido. Prometo pagar, eso es lo único que puedo decirles ahora.

No hay comentarios: