22 mar. 2011

Más vale tarde que nunca, Joaquín

Ahora ya sabemos que Joaquín Sabina siempre estuvo al tanto del horror en que se había convertido la revolución cubana. Gracias a él mismo, por fin pudimos enterarnos de que estaba consciente de todo y, cuando aterrizaba en La Habana, era tratado como “un turista privilegiado y no como un cubano que sufriera y soportara la dictadura”.
En una entrevista con el El Nuevo Herald, el cantautor español acaba de admitir que el régimen de los hermanos Castro es “un tremendo fracaso histórico”. Hace apenas un año, cuando cientos de intelectuales y artistas españoles firmaron un manifiesto contra la dictadura de la Isla, Sabina se abstuvo de hacerlo: “Yo no firmaría nada contra Cuba”, afirmó entonces.
Al parecer los últimos actos represivos del régimen y su obtusa negativa a respetar los más elementales derechos humanos, rebosaron el límite de tolerancia del autor de “Postal de La Habana”, quien ha decidido salir del closet político: “Hace mucho que no voy a Cuba porque me sentiría muy triste. Leo los periódicos, hablo con gente y sé lo que está pasando y sé que el país está en bancarrota”, confesó.
Con estas declaraciones, Sabina se suma al bando de Pedro Almodóvar, Ana Belén, Victor Manuel y muchos otros españoles que en algún momento confesaron su admiración por la revolución cubana y ahora la adversan abiertamente. “Esto me ha traído problemas en el pasado y me los va a traer con lo que te estoy diciendo ahora”, admitió.
Más vale tarde que nunca, Joaquín. La verdad es que los cubanos que te quieren, esos que tú mismo describiste como “flaquitos, flaquitos y sin libertad”, han sobrevivido momentos muy amargos gracias a la inspiración de tus canciones. Ellos, incluso más que tú, se merecían esto hace mucho tiempo.

3 comentarios:

La Rusa de Baracoa dijo...

Más que una alegría (me fui de Cuba precisamente para que me valiera verga lo que cada cual opine y exprese) me parece que Sabina finalmente está siendo congruente con el libertario que se manifiesta en sus letras. Esa es la diferencia entre él y Silvio: Silvio, con su talento, nos hizo PACTAR con las monstruosidades del sistema. Nos las embelleció. Sabina era un iconoclasta hasta que ponía un pie en el José Martí, y se volvía la misma jeva embobecida por Fidel que todos conocemos. Insisto que gran parte de la "adoraciòn" de llamada progresía por Fidel tiene un ingrediente homoerótico. La virilidad de la bota militar aplasta el "virilmente dudoso" acto de escribir poesía. Sólo recuerda qué opinión le merecian al Che los intelectuales, ni con qué baboseo maricon se postraban Benedetti, y hasta Cortázar. El problema de Castro es que ya no es un galán, ya no seduce, ya es un viejito lleno de verrugas que caga por el lado e inspira asco. Cuidado y no es eso lo que "decepcionó" a Sabina. Guardo serias reservas con estos derechistas de izquierda

Francisco J Navarro dijo...

Con 63 años que tiene no está mal... creer en el comunismo es como creer en los reyes magos, y claro, a los 63 ya es hora irse dando cuenta.

Miguel Grillo Morales dijo...

Por favor, seamos cautelosos con estos fidelistas de cuerda y guitarra. En el umbral de una gira por E.U. que incluye un concierto en Miami, puede que digan una cosa al Miami Herald y después otra a un libelo castrista. De una forma u otra. ¡En hora buena! Sera que a Juaquinillo “le dieron las diez, las once, las doce y la una y las dos y las tres” y a las tres va la vencida. Yo de momento le quito la cuarentena y lo pongo en ochentena…. Tardare en echar “dos peces de hielo
en un whisky on the rocks” para celebrar….Quizás tarde tanto como 19 días y 500 noches. In case of flies………..