12 ene. 2011

La carnicería del Estado cubano

Esta fotografía, que Tito Álvarez hizo para su serie Gente de mi barrio (1980-1982), explica mejor que un artículo, un ensayo o todo un libro por qué fracasó el socialismo en Cuba. Un Estado que se haga cargo hasta de repartir huesos en cada uno de los hogares de la nación, acaba en la ruina tarde o temprano.
Cuando el Che Guevara se aburrió de dirigir juicios sumarios y pelotones de fusilamiento, desvió los cañones de su ofensiva revolucionaria contra los pequeños comerciantes cubanos. Pocos meses después, la Isla ya estaba sumida en una grave crisis económica. Ese es el origen de la Libreta de Abastecimiento y de los absurdos subsidios que Raúl Castro quiere suprimir ahora.
Guevara era un pésimo economista, pero Fidel Castro también lo aventajaba en eso. El Comandante en Jefe nunca pudo lograr para Cuba la independencia económica (y política) que tanto había prometido. Primero la Unión Soviética y luego Venezuela tuvieron que hacerse cargo de un país inviable desde la má insignificante zapatería hasta la más importante termoeléctrica.
Tito Álvarez solo se propuso retratar los rostros de la gente que le rodeaba. Es probable que no se percatara de que lo más importante de la fotografía quedaba a las espaldas de su carnicero. Es curioso, pero al principio leí “Fidel” en la pizarra de la izquierda. Luego, cuando agrandé la imagen, advertí que decía “final”.

4 comentarios:

Pedro Merino dijo...

Hurra por Camilo Venegas! De acuerdo contigo, hermano, tienes toda la razón. Fidel acabó con la economía cubana, segundado por el Che Guevara. Y lo bien que funcionaban aquellas pequeñas producciones mercantiles en los 60s.

Anónimo dijo...

También yo leí Fidel donde dice Final.

Odette Alonso dijo...

Perfectos sinónimos para la historia de nuestro país: Fidel y final.

Anónimo dijo...

Este video anda rodando por ahi, y viene al caso del post del Fogonero.

http://www.youtube.com/watch?v=4iIbBoDRXlU&feature=player_embedded