21 dic. 2010

Un guanajo relleno

Hace unos días, mientras cenábamos un pavo relleno, Soraya se quejó de mi animadversión por la Navidad. Ella me conoce tanto, que fue capaz de enumerar todas las cosas de las que me he retractado desde que llegué a República Dominicana, en los días finales del 2000. “Ese Camilo que ustedes  ven ahí ni se parece al Camilo que sentó en esa misma silla hace 10 años”, dijo.
Mientras Soraya seguía desentrañado todas las criaturas que he sido, yo me puse a buscar la que me ha inculcado esa especie de tirria navideña que padezco. Encontré la respuesta gracias a Mayitín, que no paraba de sacarle lascas al pavo. Por estas fechas, hace más de veinte años,  mi abuela Atlántida se llevaba las manos a la cabeza y decía: “¡Parece mentira que es Navidad!”.
Aurelio y Lérida la miraban conscientes de lo que decía, pero yo nunca logré entender muy bien el lamento. Por aquellos años, existía en Cuba un conjunto que se llamaba Sierra Maestra y que cantaba “El guanajo relleno”. Alguna vez tuvo que pasar al mismo tiempo. Mientras mi abuela ponía en la mesa nuestras miserias, en un televisor ruso se escuchaba aquel estribillo que repetía lo que no teníamos: “¡Ay qué bueno, qué bueno, un guanajo relleno!”.
Es probable que Soraya siga sin entenderme, pero con toda seguridad Mayitín sabe de lo que hablo. No es por mí, es por Atlántida y todas las angustias que pasó, cada vez que llegaba el 24 de diciembre y no había nada más que servir que el recuerdo de antiguas cenas; el pasado que algún día, tarde o temprano, acabaría dándonos alcance.

4 comentarios:

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

felicidades y por este post sonao

Anónimo dijo...

Camilo, me hiciste llorar con esto. Ojalá que nunca más seamos guanajos rellenos.

Mike Grillo dijo...

‎!Este año y todos! No te dejes robar Camilo, seria darles el gusto a los ladrones. Ya bastante hemos perdido. Si no es por ti, hazlo por la memoria de Atlántida y por los que hoy te rodean. Un abrazo hermano. Ya levanto mi copa, ya brindo, por ti y por todos los que de una forma u otra padecimos las imposiciones de aquella banda de salvajes y bribones….. !Prohibir la Navidad!…… No pagan ni colgándolos por los…… aguinaldos.

Blanca Acosta dijo...

hay cosas peores, como eres mas joven que nosotros, no conociste cuando frincrich se robo las navidades y no tuviste que pasar la Nochebuena en un trabajo voluntario.