16 nov. 2010

A Lichi Diego la vida le alcanzará

Hace unos días leí un texto de Félix Luis Viera donde comenzaba estableciendo una relación entre la edad de los hombres y su sentido de la ética. Lo hacía a propósito del escritor cubano Miguel Barnet, un individuo que, según Félix, va tirando su decoro en la medida en que envejece.
Cuando leía sobre el penoso caso de Barnet, que se pasea por el mundo difamando a Cuba (la mentira burda implica siempre una difamación) con alguna perrita en el regazo, pensé en las lecciones de honestidad y pureza que da, día a día, Eliseo Alberto. Lichi, como siempre le hemos conocido todos, acaba de publicar La vida alcanza (Ediciones Cal y Arena, 2010), un compendio de sus columnas en el diario mexicano Milenio.
Todos los jueves espero impaciente la llegada del nuevo trabajo de Lichi. Suelo seguir rutinas estrictas alrededor del café con leche y, una vez a la semana, esa es una de ellas. Primero me llega por Facebook y luego por Gmail. Muchas veces leo y releo en ambos buzones. Con Lichi suele suceder eso, sus textos son mucho mejores en las relecturas que en las lecturas.
Más de una vez he estado trabajando en Word y he sentido el “toc” del chat en Facebook. Al abrir la ventana, me he encontrado con alguna frase ingeniosa de Lichi. De ahí en adelante, se precipita una impredecible conversación que siempre pasa por la poesía, el cariño y el humor negro. Como de su nuevo libro quien mejor hablará será su propio autor, yo solo me limito a anunciarlo.
Apenas quiero dejar constancia de mi felicidad por la publicación y reiterar mi convicción de que a Lichi Diego la vida le alcanzará. Haremos lo que sea. Primero acudiremos a la esperanza. Pero si se hace estrictamente necesario, saldremos a la calle a regar cáscaras de plátano hasta que algún motorista desprevenido caiga en la trampa.

9 comentarios:

Miguel G Morales dijo...

Camilo.
Hace algunos años conocí a Eliseo Alberto. Lo conocí a través de la literatura. Sus novelas, sus artículos siempre me promocionaron esa satisfacción de lector cautivo. Pero hubo un articulo en particular, que creo en mi, una estima especial por este escritor nuestro. Cuando en la primavera del 2003 se cometió en Cuba lo que considero uno de los mas brutales y repugnante acto de represión por parte de la tiranía castrista. Encarcelando a un grupo de pacíficos escritores y condenándolos a largas penas de cárcel. Algunos escritores cubanos optaron por vergonzosamente justificar y respaldar la gran barbarie. Otros hicieron mutis por el foro, pero muchos se jugaron el forro. Fue precisamente Eliseo Alberto, quien escribió y le publicaron, en los principales periódicos del mundo uno de los artículos mas contundentes contra aquella monstruosidad. Lo titulo: “En defensa de Raúl Rivero” He conocido del padecimiento que aqueja a Eliseo. Exhorto a los lectores que busquen en la red el articulo que les menciono aquí. Los exhorto también, a que se unan a estos deseos para que su la salud regrese. Desde esta orilla lejana, no me atrevo a desear que un motorista loco resbale con una cáscara de plátano. Pero si, mi mas sincero deseo que la vida le alcance a Eliseo.
Buena suerte!
Miguel Grillo Morales

Eliseo Alberto dijo...

Camilo, hermano, gracias por ese texto tan hermoso. Me lo cuelgo al cuello. Voy camino al Hospital General de México, donde pretenden ingresarme de nueva cuenta. Me esperan al mediodía. Yo me niego a estar otras dos semanas en una cama, en un cuarto sin ventanas. Confío ciegamente en mi médico, el joven cirujano Alejandro Rossano, y él decidirá por mí. Pero tus palabras van conmigo, de aquí para allá, hasta que se gasten o se borren de tanto leerlas. La vida alcanza. La vida alcanzará para reencontrarnos algún día.
Un abrazo
Lichi

Ernesto dijo...

Espero que te recuperes pronto Eliseo, estoy leyendo casi todo lo que haces desde que leí Informe contra mi mismo. Un abrazo fuerte desde Barcelona y mis deseos de pronta recuperación.

Basilio dijo...

Muy lindo homenaje Camilo. Lichi se lo merece y barnet también, pocos seres tan miserables como él existen en el mundo. Mentirosa y miserable.

BC dijo...

Lindo texto. Compraré el libro por Amazon, Eliseo Alberto es de mis favoritos. Un abrazo, cubanito.

Atila dijo...

Me leí lo de Felix Luis Viera y está buenísimo, le dice a Barnet las verdades en su cara. Asere y lo tuyo también está muy bueno. Aché pa Lichi Diego que es de los buenos de verdad.

La Rusa de Baracoa dijo...

Tan sencillo como que al Gordo no le puede pasar nada porque a su alrededor se han tejido varios de nuestros mejores recuerdos. Perderlo, así sea en un leve cansancio, sería quitarle a La Habana las mejores luces de sus tardes. Hemos perdido demasiado para seguir permitiendo bromas de mal gusto.
Tu tocayo

Alex Fleites dijo...

Dile a Lichi, Camilo, que acá se le quiere, como siempre, bien.
Un abrazo,

Elizabeth y Carlos dijo...

No lograran estas lineas demostrarle la alegria que nos da haber alcanzado en nuestras vidas conocerlos a usted y a Lichi. La primera impresion fisica que guardo de él, es ver sentarse delante de nosotros un hombre enfermo, que cuando ha empezado a conversar, a hablar de literatura, de lo que es esta para él, de su familia, termina por imponerse como un hombre en todo su esplendor, inalcanzable, cautivador, invulnerable. No necesitamos la noticia de un nuevo libro publicado, para saber toda la vitalidad que posee. Pero estamos muy felices que asi sea.
Estamos de fiesta con ustedes,