30 sept. 2010

La familia, la propiedad privada y el desamor

Las fuerzas productivas de la familia cubana no conocen la propiedad privada. Nacieron y se criaron dentro de un régimen que se hizo cargo de todo el engranaje económico, desde la generación de la energía hasta la fabricación de una croqueta. Nada, absolutamente nada, se escapaba de las manos del todopoderoso Estado.
Eso le garantizaba a la dictadura el poder sobre la gente. Hace poco un viejo amigo citó de memoria un viejo axioma: Quien te da de comer, es tu dueño. Siempre fue insuficiente y cada vez menos, pero lo cierto es que el Estado se hizo cargo de la manutención de los cubanos. Eso, al final, acabó por llevar a la ruina a un país que, en 1959, era la tercera economía de América Latina.
Ni el gobierno más salvajemente liberal se atrevería a despedir de un golpe a 500.000 trabajadores. El pueblo más pacífico estallaría ante la noticia de que otros 800.000 empleados serán cancelados más adelante. Parecería que el comandante sin charreteras y el general de civil, después de ensayar el socialismo por medio siglo, ha decidido poner al capitalismo en escena.
En verdad eso es lo que desean la inmensa mayoría en la Isla desde hace mucho tiempo. Solo falta ver las consecuencias que tendrá el desamor, esa profunda falta de ilusión que alcanza (como la Libreta de Abastecimiento) a todos y cada uno de los cubanos.

4 comentarios:

José Fernández dijo...

Camilo, también falta por ver qué pasa cuando una claque política acostumbrada a mandar durante medio siglo sin admitir respuestas comience a tropezarse con las reacciones típicas de la gente que toma el control de su vida, cuando la gente se niegue a admitir órdenes porque sí. ¿Les van a apicar la Ley Antimacetas otra vez? Let's see.

Odette Alonso dijo...

El desamor a sí mismos, el no sabernos respetar, la costumbre comodísima de dejar que nos pongan la pata en la cabeza y otros lo decidan todo por nosotros, hasta lo que comemos, cómo nos vestimos, con qué nos limpiamos (o no) los desechos de lo digerido... ése es el gran problema de los cubanos nacidos y crecidos en el último medio siglo.

mgrillo dijo...

Hace unos años se lo sentencio un cura, de la provincia de Oriente: “Usted es el gobernante mas nefasto que ha tenido la nación” No solo ha sido el mas nefasto, Conrado, es el que dejara a la nación en la peor encrucijada. Quizás lo menos preocupante sea el daño económico. Pero el daño espiritual y sicológico, dos renglones que hacen o deshacen una nación, ese Camilo si es preocupante. Hace unos meses un gran Amigo español visito la Isla. No tarde en abordarlo en una tertulia, para conocer su impresión. Conocedor de su afiliación socialista, confieso que estaba preparado. Para lo que no estaba preparado era para oírle decir: “Grillo Cuba es un país de cuatreros y descamisados” Sentí deseos de pegarle una ostia. Me compuse y con gran tristeza, musite bajito” !Gracias Fidel!

Miguel G Morales dijo...

Hace unos años se lo sentencio un cura, de la provincia de Oriente: “Usted es el gobernante mas nefasto que ha tenido la nación” No solo ha sido el mas nefasto, Conrado, es el que dejara a la nación en la peor encrucijada. Quizás lo menos preocupante sea el daño económico. Pero el daño espiritual y sicológico, dos renglones que hacen o deshacen una nación, ese Camilo si es preocupante. Hace unos meses un gran Amigo español visito la Isla. No tarde en abordarlo en una tertulia, para conocer su impresión. Conocedor de su afiliación socialista, confieso que estaba preparado. Para lo que no estaba preparado era para oírle decir: “Grillo Cuba es un país de cuatreros y descamisados” Sentí deseos de pegarle una ostia. Me compuse y con gran tristeza, musite bajito” !Gracias Fidel!