7 ago. 2010

¿Cómo no nos dimos cuenta?

El escritor Osdany Morales tiene una acertada teoría sobre nuestra tolerancia hacia la ridiculez de algunos artistas. Según él, muchas veces nos encandilamos con sus aciertos y pasamos por alto un montón de cursilerías y boberías. Pero llega un momento (sigo citando la teoría de Morales) absolutamente catastrófico, en que nos detenemos, miramos hacia atrás y nos llevamos las manos a la cabeza.
He tenido esa conversación con Osdany más de una vez y hemos coincidido en muchos nombres (como no tengo su permiso, no los menciono). A ambos nos llama mucho la atención la obra de cierto cineasta que, en un momento dado, se convirtió en un director de culto y todos (me incluyo) le celebrábamos cada una de sus gracias. Hasta cierta película, realmente pavorosa, en que nos devolvimos sobre su filmografía a destapar lo que antes habíamos encubierto.
Lo mismo sucede con un músico que, durante años, pasó innumerables gatos por liebres. Siempre encontrábamos una excusa para dispensarle sus necedades, sus versos “chichí” (que es, entre cubanos, el sinónimo más kitsch de la palabra kistch) y toda su estética old fashion. Pero ahora que el tipo tiene un blog, uno mira para atrás y dice, coño, pero si siempre fue así, ¿cómo no nos dimos cuenta antes?

8 comentarios:

Mario Crespo dijo...

Ah Camilo, también yo tengo una lista en la que puedo incluir hasta algunos amigos queridos. No se a cuál musico ( ¿cantautor?) te refieres, pero de esos también hay tela y en particular uno grandemente famoso.

Anónimo dijo...

Desde la isla me llega el comentario siguiente sobre su nota para que lo incluya de ser posible:
"yo creo que se refiere a humberto solás y, por supuesto, a silvio. si se vuelve a ver lucía, no se soporta, el paso del tiempo ha acabado con ella, ni hablar de cecilia y muchas más" (Mayita).
Y es cierto que Silvio puede ser lo más picúo del mundo. De hecho, lo es. Como un Buesa pasado por revolución desabrida.

Anónimo dijo...

no será aquel que dijo aquella tremenda estupidez hecha verso: hoy no sale el sol sino tu rostro ja ja ja

Rodrigo Kuang dijo...

Suave, suave, caballero... Las cosas en su sitio. Silvio, como tantos otros que han hecho obras muy amplias, ha pisado terrenos diversos, con momentos brillantes y momentos pobres. No vamos a ponernos como la prensa nacional de los ochenta cuando le cayeron en pandilla por lo de la canción de la africana y nadie le decía nada a Alfredito Rodríguez. Por supuesto que si miramos para atrás, ahora ya "Hoy mi deber" suena picúa, muy picúa, pero los ejemplos de genialidad serían interminables. Que hable cáscara y que la vejez y el dinero lo hayan puesto especialmente comerraspa, que la vieja épica revolucionaria a veces hacía al cantautor ponerse medio berraco, no quiere decir que toda su obra sea cursi, o que prevalezca lo kitsch.

Manuel Sosa dijo...

Aparte de "Al final de este viaje" que es una especie de antología de sus mejores temas hasta el 78; "Mujeres" que es quizás su mejor disco y "Rabo de nube" sin hurgarle mucho, el mejor Silvio anda regado en contadas canciones de su amplia discografía. Retórica y más retórica. Y mucho kitsch, sí señor. Quiere algo más kitsch que aquel largometraje "Yo soy de donde hay un río", remando en bote y todo; su fase "sonera", la intragable trilogía de 1984 (salvando dos o tres canciones), los temas en que pretende ser gracioso, o su época "rocker" soñando con aviones, invitando a comer helados gigantes. Por cierto que algunas de las cosas que hizo con Afrocuba están muy bien. Thank you, Oriente López. Quiere algo más kitsch que llamarle a un disco "Domínguez", y todo ese esfuerzo inútil por regresar a lo acústico. Y toda esa producción reciente que no dice nada, ni a nadie le interesa. Este es el tipo que escribía cosas como "seguido por un mar de negros en machete y sin encadenar" y se burlaba de García Márquez porque hablaba bien de Manuel Alejandro como compositor. Y ese unicornio, por Dios, qué ridículo a esta altura. Y esa obsesión guerrillera, y de matar y de fusiles y balas, un tipo que se ha hecho rico. Un saco de balas. No joda.

Y disculpen el énfasis. Saludos.

Y ya sé lo que voy a oir mañana, yendo y viniendo del trabajo: Serrat.

Anónimo dijo...

y lo que falta ,pablo milanes va a hacer un disco cantando en ingles. ????? que os parece ????? josuuuuuusssss

Anónimo dijo...

Me pasa con el 90% del silviorodrguismo y con el 100% del cine almodovariano. Uno por panfletero y el otro por pantallero. He dicho.

Robert Soto Legón.

Mike Grillo Morales dijo...

Sr. Venegas
Repasando su blog leí algunos de sus artículos sobre Silvio Rodríguez. Comparto en parte su opinión. Yo también crecí admirando su obra, claro, unos años antes que usted. Aquel Sivio, si bien menos prolífico, se me, o se nos, antojaba algo contestatario. Huérfanos ya de libertades buscábamos (quizás equivocadamente) en las letras de sus canciones una referencia antigubernamental. Un ejemplo de ello, su canción Ojala. Aquel “ojala pase algo que te borre de pronto una luz cegadora, un disparo de nieve, ojala por lo menos que te lleve la muerte” seguido de “para no verte tanto, para no verte siempre” nos intuía que había sido inspirada en el “máximo líder” y en su gobierno. Después vinieron las alabanzas, las complicidades y los privilegios que todos conocemos. Recientemente, seguí con atención su debate (para llamarlo de algún modo) con Carlos Alberto Montaner, también sus recientes actuaciones en Estados Unidos, donde abogo por la liberación de los cinco. Arte/política. Siempre trate de darle el beneficio de la duda. En el blog Cubadebate, Silvio publica ayer 29 de Agosto 2010, un articulo: “Tres mil, bombas atómicas y bloqueo”. En el, hace una comparación entre los tres mil subscriptores del blog y su canción, Tres mil pájaros, en referencia a los tres mil aviones de Estados Unidos derribados en Viet Nam. Califica el lanzamiento de las bombas atómicas en Japón como “una de las mayores vergüenzas de la Historia” y termina señalando la crueldad del bloqueo. Los comentario de los lectores, son todos favorables. La unanimidad en la prensa cubana es pandémica. Solo uno, que pregunta en una escueta nota, si el trovador sabe algo sobre Pearl Harbor. Yo pregunto mas, claro mis comentarios no son publicados (que raro) Pregunto por ejemplo: Porque no una canción, si de aviones se trata, a las avionetas de Hermanos al Rescate? No sabe el Sr., Rodríguez que su adorado comandante exhorto en la década del sesenta a Nikita Kruschev a lanzar un ataque atómico sobre Estados Unidos. Porque no comenzamos por eliminar el bloqueo interno que prohíbe al ciudadano cubano comercial libremente entre si, para pedir después a los de afuera que hagan lo mismo. Creo que Silvio tiene todo el derecho a pensar así. Lo que es doloroso es que sus coterráneos no tienen la oportunidad de discrepar libremente de el. Creo además que tiene todo el derecho a formar parte de una sociedad futura libre y democrática. Pero hace mucho le suspendí el beneficio de la duda. A Silvio, se le perdió un unicornio azul, encontró uno rojo, rojito, lo ha cuidado con pasión de nodriza, lo ha visto crecer y convertirse en un asesino y aun lo sigue apoyando. Algunos aún creen que el no sabe lo que hace. Yo, discrepo. Silvio, tu si sabes lo que haces, pero ya no te queda otra alternativa que seguir haciéndolo, al menos, hasta que se acabe ese gobierno de difuntos y flores.
Saludos