19 jul. 2010

¡Pínchalo, Jabao!

Una de las escenas más populares del cine cubano es la tortura a un prisionero. En un momento, uno de los verdugos repara que un compañero suyo se ha salido del grupo y le alcanza un arma blanca para que él también cargue con una porción de la culpa: “¡Pínchalo, Jabao!”, le dice, mientras lo empuja hacia el cuerpo maniatado.

Con su “Mensaje para Nelson Mandela”, Fidel busca dos cosas, desesperadamente, pero solo dos. Primero, tratar de robarles el mayor espacio posible en las primeras planas a los presos políticos cubanos. Él sabe que una respuesta de Mandela sería un espaldarazo que reseñarían muchos diarios en todo el mundo. Segundo, salpicar la impoluta figura del líder sudafricano con sus hediondas obsesiones.

En casi todos sus párrafos, la misiva repite las mismas divagaciones que ha estado profiriendo en los últimos días, ya sea a Randy o a los delfines del Acuario. Pero hay una oración que merece ser subrayada: “Solo estuve en la prisión política menos de dos años, pero fue tiempo suficiente para comprender lo que significan 27 en las soledades de una prisión, separado de familiares y amigos”, dice con desparpajo.

Como en la escena de la película, el Comandante conmina a su viejo amigo para que exponga su prestigio y se haga su cómplice delante de todo el mundo. Es una pena que a Fidel lo único que se le ocurra pedirle a Mandela es que lo acompañe en su delirio, tanto que podría aprender de él.

2 comentarios:

Gino dijo...

en leerlo completo.
Solo quiero darte las gracias, con tanta bazofia en la web, tanto blog de pacotilla, tanto descalabro lingüístico y tanta “mierda” de un lado al otro, está este oasis de buen gusto, de ideas claras, de madures y frescura. Te quiero dar las gracias por ser tan autentico, tan dinámico, desde ya te sigo, consiente de asistir a un agua limpia, que no mansa.
Un saludo desde el sur del mundo.
Gino

Anónimo dijo...

Camilín: es tan cierto todo eso que escribes. Pobre negrón si le hace el juego al cretino genocida militar isleño-gallego. Fifo, con su camisita chea: es digno de .... de.... de lástima no: de vergüenza eterna. LA HISTORIA LO ABSORBERÁ CON LAS HECES DE SUS PALABRAS.... POR EL BAÑO TOTO!