30 jul. 2010

Con un ojo cerrado

Mi generación no tuvo muchas opciones. Todos teníamos que comprar los juguetes el mismo día del año, solo podíamos ver dibujos animados soviéticos o polacos y a las ocho en punto, sin excusas ni pretextos, una calabaza que viajaba a bordo de una almohada nos mandaba a dormir.
Después que pasaba ese fin de semana de julio en que teníamos derecho a tres  juguetes (básico, no básico y dirigido), en las tiendas no quedaba ni una pelota de goma. Solo un artefacto permanecía en venta libre por el resto del año, era un cuadrado de plástico por el que se podía mirar si se cerraba un ojo.
Así fue que nos aprendimos de memoria los paisajes más conocidos de la URSS. Cada caja contenía diez diapositivas y algunas de ellas, en honor a la verdad, eran de una belleza indescriptible. No olvido una que reunía los actos más espectaculares del Gran Circo Soviético.
Muchos de nosotros tuvimos la oportunidad de educar a nuestros hijos en sociedades democráticas, donde han sido libres de elegir sus juegos y sus gustos. Pero a veces, de una manera inconsciente, les pedimos que cierren un ojo cuando tratamos de que vean el mundo. Sin quererlo, hemos traído de allá el viejo cuadrado de plástico.

6 comentarios:

Dagmar Muñiz dijo...

Muy poético! Me ha gustado muchísimo!

Lamanga dijo...

Bellisimo Camilo, me habia saltado esta entrada y la descubro por fecibu.

Me ha puesto tiradita, a mi nunca me toco la caja, NUNCA, que abuso!!!

no pase del pianito negro que no tocaba, los yakis y una vez, agarre ,en el basico, la muñeca gordita - se me ha olvidado el nombre -te acuerdas tu como se llamaban? con sus ojos redondos y verdes?, muñeca que mi hermano asesino un mes despues...

Tengo ese trauma, aqui tiran muchas a la basura, las llevo a casa, lavo, peino y despues las entrego a ciertas asociaciones que se ocupan de hacerlas llegar a buen destino...
No hay vision mas triste que la muñeca usada, en medio de la calle bajo un frio aguacero de Normandia... te juro!
besos

Sonia Díaz Corrales dijo...

ah! camilo siempre tan acertado.

Odette Alonso dijo...

Me hizo sonreír cuando lo leí.

Margarita García Alonso dijo...

ay , que cosa mas linda, me ha dejado tiradita...

Anónimo dijo...

muy bueno, si.