5 jun. 2010

Las ruinas intensas de Silvio Rodríguez

Después de la fotografía de Korda, la obra de Silvio Rodríguez es la expresión más universal de la revolución cubana. Sea donde sea, como un “eternizador de dioses del ocaso”, el trovador logra que funcionen los resortes de la nostalgia y que miles hagan el coro.

En el Carnegie Hall de Nueva York, más de 2,800 espectadores corearon sus canciones y aplaudieron con euforia. Cada vez más, el fenómeno de Silvio recuerda a Buenavista Social Club. Ambos son referentes de un lugar que ya no existe. Aquellos, de la Cuba anterior a 1959; éste, de la que se impuso después.

Todos los sones de Compay Segundo nos devolvían a cosas que ya habían desaparecido, desde los trenes cañeros hasta la alegría de los cubanos. Todas las trovas de Silvio nos remiten a cosas que ya son “ruinas intensas” o están a punto de desaparecer.

Mientras duró el concierto, en la fachada del Carnegie Hall se proyectó la obra “Némesis”, donde el artista cubano Geandy Pavón le ha enseñado al mundo el rostro de Orlando Zapata Tamayo. Solo así la realidad pudo darle alcance al artista que cantaba adentro, ese “testaferro del traidor de los aplausos”.

10 comentarios:

Lucero dijo...

Lúcido, como siempre, tu conocimiento de la obra de Silvio te permite molerlo y demolerlo.

CA dijo...

Eso es, un testaferro.

MT dijo...

Me apena tanto Silvio, Camilo, me apena tanto. Cómo un hombre tan talentoso pudo acabar así. Yo sigo emocionandome con sus canciones, pero ya él me produce náuseas.

Anónimo dijo...

buenisimo tigre de la malasia buenisimo

Anónimo dijo...

Silvio es una gloria de Cuba y todos ustedes no son mas que unos gusanos por eso tienen tanta rabia porque fue al nido del mosntruo y canto nuestras verdades.

Lucero dijo...

Anónimo di tu nombre ¿cómo te llamas Rainier, David, Julito el Pescador o Cavada?

Wichy dijo...

El anónimo ese ignora que la mayoría de nosotros sí sabemos que Silvio es una gloria de Cuba, lo que no sabe, acaso por su corta edad (debe estar en la UCI participando de los abotajes a este blog), es que lo sabíamos muchos años antes que él, que compartimos con él nuestras ilusiones, nuestros sueños, y que Silvio luego nos olvidó. "Nuestras verdades", querubín, ya no salen de su guitarra o de su voz gastada, y el verdadero nido del monstruo es donde estás sentado, aunque aún el alcance de tu visión sociopolítica no te permita apreciarlo todavía.

salva33125 dijo...

precisamente, en Moa, cuando oimos todos sus discos..y yo me los escuchado todos...y me recuerda a Etzra y su afiliacion a fasscismo , o al Gabo Marquez..o aquel viejo amor:Julio Cortazar , es penoso que una persona talentosa se preste a ciertos juegos

Ana T. dijo...

No sé si con el tiempo, me he vuelto extremista, -¡Ojalá que no!- o que en lo personal, y desde el 71` rompí definitivamente con Silvio por mala persona; pero más allá del reconocimiento de su talento artístico, para mi siempre prevalece al considerar a una persona -incluso artista- en función de qué se puso su obra.

Cuando Silvio ha venido a Chile, nunca he ido a sus recitales; y no porque me hayan dejado de gustar ttantas y tantas de sus canciones que formaron también parte de mi vida y juventud; sino porque no doy ni un hueso a perros rabiosos como él. Por oportunista, vendido, miserable, traidor, y además, sin ningún tipo de justificación, pues es un tipo muy inteligente, sólo merece por mi parte el desprecio.
Tengo todos sua álbumes; pero los seguiré oyendo sólo en mi casa.

Belkis Cuza-Malé dijo...

Escrito con el corazón. No hay mejor forma de decir las cosas que con la buena palabra. Con sinceridad
Y por eso también una imagen vale un millón de palabras: Némesis es gran arte, el más fino y humano que puede crear un gran artista. Un POP art al estilo de aquel grande que era también Raúl Martínez. Geandy Pavón ha sabido calar hondo.
Me gustan mucho tus textos
Bendiciones