29 jun. 2010

Dos poemas en Parteaguas

La revista Parteaguas, del Instituto Cultural de Aguascalientes, en México, publicó en su número más reciente dos poemas míos. “La ceiba inclinada” está basado es un hecho real. En la casa de Felo López, el vecino más cercano que teníamos en la estación de ferrocarril de Camarones, hay una inmensa ceiba inclinada. Mi abuelo siempre recordaba que hubo un momento, cuando la planta era apenas una postura, en que ese mayúsculo problema tuvo solución. “Banda municipal” se debe al súbito hallazgo, en una glorieta del exilio, de un danzón cubano.

LA CEIBA INCLINADA

Felo López y Benigno no pudieron impedir

que el inmenso árbol se inclinara

sobre la casa, el pozo y el tiempo de frío.

Cada vez que vuelven los nortes

ellos miran hacia la cúpula inamovible.

Felo López y Benigno saben

que no hay rabos de nube ni ciclones

que puedan derribar a ese gigante

lleno de espinas y pájaros extintos;

pero la inclinación les produce dudas,

algo les dice que no se confíen,

que de un momento a otro

su mundo puede ser arrancado de raíz.

BANDA MUNICIPAL

En el medio del parque desolado,

en la mitad del día sin ruido,

en el centro del pueblo vacío.

La banda municipal toca

lo que ya nadie recuerda,

ese mundo que se termina

en el hoyo negro

de una tuba,

en el estruendo abisal

de todos los tambores juntos.

6 comentarios:

Carlos Pintado dijo...

De lujo.

Martha R. dijo...

La explicación de los poemas es tan buena como los poemas. ¡felicidades!

Anónimo dijo...

Buenísimos.

EL SITIO DE LA LUZ dijo...

Dos textos muy completos, están donde tienen que estar, como un tiro al blanco, compay ud nació para contar y hasta le pone música. Un abrazo, JC Recio

Pedro Merino dijo...

Me alegro, Camilo, que hayas reorganizado tu blog...

satélite P dijo...

vientos, donde viene mi cuento, felicidades