15 abr. 2010

Río Zaza con La Habana de fondo de pantalla

Si se le mira desde los diarios, las redes sociales y los blogs, Cuba pareciera un país con muchos menos problemas de los que en verdad tiene. Las discusiones suelen concentrarse en dos o tres tópicos: la ancianidad y decrepitud del régimen, los titánicos esfuerzos de la disidencia por hacerle oposición a la dictadura, los cinco espías, el bloqueo y los presos que Estados Unidos mantiene en la bahía de Guantánamo.

Pero en la parte de Cuba que es soberana, se tejen y destejen complicadísimas tramas que algunos han tildado ya de “espeluznantes”. Todo parece indicar que los niveles de corrupción de funcionarios y militares va mucho más allá de la típica malversación o del “facho” (robo en jerga cubana). Mientras la mayoría hace lo inimaginable para sobrevivir el día a día, hay una élite que ya está negociando la Cuba del mañana.

Por un lado se habla de una mafia que robó millones de dólares por no se sabe qué tiempo en Cubana de Aviación. Aunque el Gobierno se ha atenido a su clásico hermetismo, ya se ha confirmado que hay demasiados funcionarios y agentes de viajes implicados. Por otro lado, Roberto Baudrand, representante de Río Zaza, la empresa de Max Marambio en Cuba, fue hallado muerto el martes en su apartamento de La Habana.

Al parecer ni Marambio (alias Guatón, quien fue guardaespaldas de Salvador Allende y amigo íntimo de Fidel Castro) tiene las cuentas claras en Cuba. En la página web de Alimentos Río Zaza S.A., se pueden bajar varios fondos de pantallas. En ellos, las cajas de leche, vinos, ron, salsas y jugos emergen como una nueva arquitectura para una ciudad en ruinas. Buen símil de una realidad tan irreal.

Ahora se entiende por qué el régimen ha puesto tanto empeño en combatir la “guerra mediática contra Cuba”, cualquier cosa es preferible a tener que levantar el mantel y descubrir lo que está ocurriendo debajo de la mesa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente comentario. Yoani debería incluirlo en lo que narra allá. Te felicito.

Anónimo dijo...

Lo que tengo entendido es que los de Rio Zaza terminó como La Fiesta del Guatón. Y de ñapa te dejo una frase que me aseguran dijo Vilma Espín: "yo lo que necesito es una china qye me ponga un cuarto". Con mi abrazo, Camilo Hernández