24 feb. 2010

Orlando Zapata Tamayo

El 25 de mayo de 1972, cuando Pedro Luis Boitel murió tras 53 días de huelga de hambre en la prisión del Castillo del Príncipe, en La Habana, prácticamente nadie se enteró del crimen. 38 años después, el 23 de febrero de 2010, la noticia de la muerte de Orlando Zapata Tamayo recorrió el mundo en apenas unas horas, provocando un repudio unánime por sus asesinos. Orlando sucumbió a 85 días de huelga de hambre sin que sus verdugos le reconocieran como un prisionero de conciencia.

La muerte de Orlando se produjo mientras Lula Ignacio da Silva permanecía en La Habana, tratando de ofrecerle un espaldarazo de despedida a la dictadura. El presidente de Brasil volverá a su país con ese peso en su conciencia. Su deuda política con Fidel le impidió ser respecto a Cuba el estadista abierto y consecuente que fue en su país.

La muerte de Orlando Zapata Tamayo, hasta ahora, no ha sido anunciada por los medios oficiales cubanos ni ha generado el más mínimo comentario en los blogs y páginas web de los pocos corifeos que aún dan la cara por el régimen. Pero ese oprobioso silencio ha recibido como respuesta incontables manifestaciones de miles de cubanos en todo el mundo.

En una entrevista que Yoani Sánchez le hizo a la madre de Orlando, minutos antes de que las autoridades le entregaran los restos de su hijo, Reina Luisa lo único que esperaba era tener valor para poder vestirlo y llevarlo hasta la casa número 6 de la carretera Embarcadero, en Banes. “Quiero velarlo delante de mi altar”, dice resuelta. El recorrido por toda la isla de esa mujer sola con el cadáver de su hijo es un símbolo demasiado grande para una tiranía tan empequeñecida.

8 comentarios:

Lilo Vilaplana dijo...

Qué buen artículo, Camilo, que importante difundirlo, cuanto dolor en tantos años de dictadura. Un abrazo

Juan C Recio dijo...

Es muy triste todo esto, demasiado triste y desconsolador y ese video de su madre muy desgarrador, muy lamentable su muerte, que descanse en paz

Anónimo dijo...

Qué triste.
Por cierto, en el blog de Yohandry, un esbirro del régimen, no se permiten comentarios a favor de Orlando Zapata. Y un tal Enrique Ubieta escribió un artículo vomitivo en contra de Orlando. Ni siquiera respetan a los muertos.

María dijo...

Como bien dices Camilo, la tiranía de los hermanos Castro se empequeñece cada vez más con crímenes como este.

Rodrigo Kuang dijo...

Échate esto, que escribió tu amigo Ubieta:

http://www.cubadebate.cu/opinion/2010/02/24/zapata-un-muerto-util/

Duro, muy duro.

Pablo Felipe Pérez Goyry. Editor y Analista Sociopolítico Independiente [Contextus] dijo...

¡YO ACUSO DE HOMICIDA, A LA DICTADURA CASTRO CUMUNISTA!

Amigas y Amigos: Ha muerto en una mazmorra de la dictadura castro-comunista, el preso de conciencia cubano Orlando Zapata Tamayo.

Una vez más, el terrorismo de estado y el absolutismo visceral de una dictadura prehistórica y demencial ha cobrado otra vida de un opositor al régimen castrista.

Orlando Zapata, es otra victima del castrismo, ha fallecido ayer 23 de febrero de 2010 en La Habana, Cuba, después de más de tres meses en huelga de hambre en reclamo a que se le trate como un preso político.

¡YO ACUSO DE HOMICIDA, A LA DICTADURA CASTRO CUMUNISTA!

Los hermanos Castros y los cómplices son asesinos, porque sistemáticamente niegan que en la isla existan presos políticos. Orlando Zapata Tamayo es un ejemplo de sí hay presos políticos en la hondura de las mazmorras castro-comunista y que están en peligro de tener el final de Tamayo, porque están sometidos a torturas y a las puertas de la muerte.

Todos los cubanos, incluyendo los amigos del régimen, saben que en Cuba se castiga por pensar diferente, que el gobierno persigue y coacciona a los que luchan por la libertad y la democracia en el archipiélago cubano.

En estos tristes momentos para todos los cubanos y los defendedores de la libertad y la democracia, comedidamente quiero hacerles llegar a Doña Reina Luisa Tamayo, madre de Orlando Zapata Tamayo, y a los familiares y amigos la solidaridad y condolencias, así como el acompañamiento en el dolor, por la muerte del ser querido.

Reciban un abrazo fraternal y los mejores pensamientos.

¡¡Abajo la dictadura castrista!!

¡Libertad para los presos políticos en Cuba!

¡No más silencio cómplice!

Por Pablo Felipe Pérez Goyry
Editor y Analista Socio-Político
Contextus
http://contextuspablofeliperezg.blogspot.com/2010/02/yo-acuso-de-homicida-la-dictadura.html

teresa coraspe dijo...

Uno no puede hacer lo que quisiera, que todo esto acabe de una vez; yo como tú, hice un comentario en mi blgo: www.teresaeneltiempo.blogspot.com sobre un escrito del periodista independiente Luis Felipe Rojas, una foto de Orlando. Lo demás es la imposibilidad, la impotencia, el dolor. No logro entender cosas así, menos en el 2010. Te saludo y busca el camino hacia el tiempo donde mi blog se hospeda. Un abrazo desde Venezuela. Teresa.

Anónimo dijo...

Definitivamente tienes toda la razón del mundo Camilito, ellos piensan que tienen un enemigo menos, pero no sospechan que han ganado otros miles con aún más rabia y determinación, un abrazo, besos a tu mamá