8 feb. 2010

Caracas es más insegura que Bagdad

La violencia callejera se ha cobrado, en los últimos 10 años, la vida de 150,000 venezolanos. Esa cifra es superior a las bajas combinadas de civiles y militares en la guerra de Irak desde el 2003. Todos los días la prensa actualiza el conteo de víctimas por atentados en Bagdad. De los caídos en Caracas, sin embargo, poco se dice. ¿Cuándo un millar de muertos es noticia y cuándo no? Lo increíble es que en la capital venezolana, a pesar de que Hugo Chávez habla sin parar de cañones y beligerancias, aún hay paz.

El 2010 será un año muy duro para la economía venezolana. El uso festinado de los 3 mil millones de dólares que ha recibido el país, ha provocado una inflación que podría superar este año el 50%, algo inaudito si se toma en cuenta los altos precios que ha mantenido el petróleo en los mercados internacionales. Pero todas esas adversidades no parecen amedrentar a Hugo, quien luce cada vez más poseído por la egolatría y el disparate.

Ayer, en su programa Aló Presidente, caminó rodeado de acólitos por la plaza Bolívar. Con mirada de prócer, señaló una de las casas que rodea el sitio y recordó que allí había vivido Simón Bolívar en su juventud. Cuando se enteró de que ahora estaba ocupada por varios negocios privados, reaccionó tajante: "¡Exprópiese!", dijo sin detenerse ni por un segundo, inapelable.

Mañana las autoridades del municipio le darán curso al mandato de Chávez. Donde ahora hay tiendas y joyerías, pronto habrá un museo. Así en los símbolos como en la realidad, en Caracas viven con más tranquilidad los muertos; ya sea un celebérrimo libertador o una víctima anónima de un asalto a mano armada.

4 comentarios:

patricia fernandez dijo...

como venezolana te doy las gracias por las cosas que pones en tu blog para denunciar la dictadura disfrazada de democracia que hay en mi pais. Tu eres la prueba de que no todos los cubanos son unos oportunistas que vienen a reprimirnos para llevarse lo que puedan y mantener a su pais en ruinas. gracias camilo.

P. dijo...

Buenísimo, Camilo, lo circularé entre todos mis amigos. Te has convertido, sin quererlo, en un ídolo de muchos venezolanos. No los conoces, pero ya eres tan amigo de ellos como mío. Un abrazo.

Mandy dijo...

Y lo que les falta todavía a los venezolanos. Si no acaban con eso ya, los veré con libreta de abastecimiento, haciendo trabajo voluntario y chivateándose unos a otros. Porque ese es el gran legado de las revoluciones: hambre, pobreza y chivatería.

Anónimo dijo...

un abrazo desxde caracas vale eres de los cubanos buenos y de esos aca tenemos muy pocos