8 dic. 2009

Círculos viciosos

En su columna de hoy en El País, Fernando Savater recuerda que John Dewey propuso una salida para la regeneración de la filosofía: “en lugar de dar vueltas exclusivamente a los problemas de los profesores debe interesarse por lo que inquieta a los humanos en general”.

A muchos intelectuales cubanos les sucede algo parecido. Se han elevado tanto en la búsqueda de ideas, reflexiones y metáforas sobre la nación, que han perdido de vista a la masa que la conforma. De ahí que Rafael Hernández definiera los debates y las preocupaciones que emergen en los blogs y las redes sociales como un vulgar chancleteo.

Cuba está sumergida hoy en la peor crisis de su historia. Nunca antes la economía del país se había depauperado tanto. Donde quiera que se mire se halla el mismo panorama, todas las fotografías son una misma imagen repetida hasta el cansancio: tierras baldías, industrias inoperantes, ciudades en ruinas y gente hastiada, sin la más mínima esperanza en los ojos.

A lo mejor eso ayudaría un poco a la regeneración de Cuba: más chancleteo y menos círculos viciosos.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy camiloadicta y sospecho que no tiene cura.

Carmen Valdes Torrado dijo...

me encanto camilo, somos chancleteros y nos gusta tu poesia

cecilia dijo...

Son muchos recuerdos amarrados a la mística de Luis... su estadía en N. York, donde lo visité una tarde, en un barrio de apartamentos para intercambiar unas cartas de familia o amigos, los conciertos en la zona colonial y las estancias nocturnas en Drake´s pub o en Raffle´s, en una época que todo era como un círculo ceremonial irreductible de ron y bachata... su música es mi evocación más clara de la isla entera...
En mi ingenuidad soñaba con que un día tocara junto a Charly García. Al menos se juntará con Mercedes Sosa, que no es poca cosa la gran Negra...
Cecilia Casamajor